Dietario

La España fraudulenta

|

Valorar:

JUEVES, 3

Leo en el avión «Camp de Bard» el último poemario de Ponç Pons que me sacude las fibras más íntimas cuando recuerda al padre desaparecido:

«Sempre tenc un corc que em roega i em fa mal.

Des que te'n vas anar sent  es  pes d'un gran buit

i no vull que te moris, mon pare, mai més».

No consigo pensar otra cosa que en mi propio desvalimiento cuando con  veintiún años me perforó las entrañas el mismo corc. Y aún no lo he superado. Es difícil cuando la figura del padre únicamente te ha transmitido bondad. Gràcies, Ponç, por tu inmarchitable sensibilidad.

VIERNES, 4

Hoy ya me siento en condiciones de volver a la realidad concreta. Barcelona. Círculo de Economía. Exministros, exconsellers, y empresarios de postín. No sé muy bien lo que hace allí en Bosch de Maó que es como me presento. Me ha invitado mi  amigo Carlos Sebastián, catedrático de Teoría Económica, que presenta  su libro «España estancada» (Galaxia Gutemberg), flanqueado por David Vegara ex secretario de Estado de Economía y Antón Costas, catedrático de Economía y presidente del Círculo. En síntesis, Carlos achaca el relativo estancamiento de España al pertinaz incumplimiento de normas, a la propia vorágine normativa sin el menor seguimiento posterior, y a la política clientelar con favoritismos rampantes en las contrataciones públicas, lo que lleva a la inseguridad jurídica y a un bloqueo de la sociedad meritocrática y de la asunción de responsabilidades. Añade el profesor Sebastián que España tiene diez veces más leyes que Alemania, que  además no se cumplen y encima se recurren. Los españoles, concluye, cometemos fraude con cara de impunidad…

SÁBADO, 5

Resaca post investidura fallida. Prosigue el forzado aprendizaje de política danesa (insisto, nuestros políticos deberían ver la serie danesa «Borgen»). No ha sido perder el tiempo ni práctica corrupta como dice Rajoy, sino simplemente política, chusca y repetitiva como el día de la marmota, pero política (cualquier alternativa es peor). El pacto conseguido  entre socialistas y Ciudadanos es razonable, una base para ulteriores ententes aunque con dos errores de bulto, el de Sánchez al marginar  al PP de cualquier acuerdo, y la indefinición / inacción sobre el tema catalán, crucial en el futuro de la democracia española. Por no hablar del tono excesivamente agresivo y faltón de Podemos, que ni siquiera se planteó una abstención beneficiosa para todos, incluso para sus propias expectativas partidistas. Continuará.

DOMINGO, 6

Más versos de Ponç Pons para aprender a sortear a gentes turbulentas sin fenecer en el empeño:

«Crema tots els dolors

Dins el vers i, apartat

De vileses o esputs,

relega'ls a l'oblit

i deixa'ls fer i que es fotin»

LUNES, 7

Acudo a la despedida de Pedro Esbert, nonagenario con sonrisa incorporada, probo funcionario de Correos y bellísima persona (expresiones lamentablemente en desuso por falta de ususarios y que parecen hechas a su medida), paciente de toda la vida, fiel y comprensivo, una joya para el médico melancólico de  épocas  más humanistas. Gloria, su hija, lee un texto cargado de sensibilidad y buen humor, puro Pedro, que nos hace mezclar lágrimas de pena por su marcha y de alegría por un final apaciblemente aceptado. Echaré de menos sus visitas. 

MARTES, 8

Día Internacional de la mujer. Mucho me temo que aún siga vigente el viejo chiste de Forges en el que un oficinista en la ventanilla pregunta a una mujer por su profesión, y ella contesta (cito de memoria y muy resumidamente): «Enfermera, costurera, cocinera, psicóloga, gerente, sensual geisha y amante…». «No cabe», le contesta el funcionario. «Entonces ponga ama de casa» concluye ella con cara de resignación.

Y si al currículum le añadimos «refugiada», suena casi a epitafio…

Pedro J. Bosch 

Oftalmólogo 

y articulista