Con derecho a réplica

Menorquines, ante todo mucha calma

| |

Valorar:

Deberíamos comprarle entre todos un billete de ida a Alaska al cantante-macho Alfa Francisco. El sujeto en cuestión soltó por esa boquita unos cuantos exabruptos contra la política Mónica Oltra, entre otras lindezas la llamó: «»Descerebrada, inculta, mal nacida, difícil de ver… escoria". Y para terminar un discurso propio de un cromañón poco evolucionado y con problemas de próstata le recomendó a la señora Oltra que tomara «pollardón y pichicilina».

Siglos de evolución humana que a tipos como este no les ha servido de nada. El cantante de «Latino» se ha quedado tan ancho después de su exhibición de testosterona, con un par, marcando territorio no sea que a las mujeres les dé por pensar ahora que tendrán los mismos derechos que los hombres, ahí está Francisco para recordarles a todas que como una sola de ellas haga, o diga, algo que no le gusta, él le soltará una ración de machismo casposo y añejo y tira para la cocina antes de que explote. Vaya bestia parda. Espero que no acudan muchas mujeres, ni hombres, a sus próximos conciertos, quien le contrate quedará retratado como persona intransigente de otro siglo.

A pesar de que abundan los especímenes como este, a los responsables de la Educación les sigue dando por desmontar todo lo desmontable y acabar de una vez por todas con la cultura. La Universidad Complutense de Madrid ha elaborado un borrador con una nueva organización que se carga de un plumazo la Facultad de Filosofía. Tiro en la nuca a Platón, apuñalamiento con sarna a Descartes, silla eléctrica para Aristóteles y Rousseau, cámara de gas a Kant, a Schopenhauer y a Unamuno. Pim, pam pum y colección de filósofos muertos y olvidados. Para qué van a pensar los jóvenes estudiantes, si pueden estar produciendo y consumiendo como locos.

Les da mucho miedo que la gente le dé al coco, reflexione, y desarrolle el espíritu crítico. Prefieren un planeta lleno de telecinqueros y francisquitos de turnos que respiran borreguísimo por todos sus poros, y no lo digo porque el señor Paolo Vasile, amo del cotarro, haya afirmado que «nadie tiene nuestras pelotas para hacer Sálvame», vaya por Dios, otra vez las pelotas encima de la mesa, vaya pandita de orangutanes que pulula por ahí. Lo digo porque cuando las personas mueven neuronas, a los poderosos les tiemblan las rodillas.

Eso sí, el billete de avión al machista Francisco que no sea con Vueling, los menorquines sabemos lo mal que funciona esa compañía y a lo mejor en lugar de a Alaska nos lo mandan a Menorca. Como si no tuviéramos ya bastante con nuestro colapso aéreo y nuestras playas abarrotadas.

Que nadie se equivoque por el comentario, está claro que el turismo es una fuente de ingresos a la que no podemos renunciar, la cuestión es: ¿De quién es la culpa de que el turismo se haya quedado como la única fuente de ingresos? Porque los que ahora chillan por la ecotasa son los mismos que hubieran enterrado el turismo bajo un manto de hormigón, construyendo autopistas y hoteles de 20 pisos en cada playa virgen. Las fotos recientes con la gente apiñada en la bella playa Macarella no ayudan a promocionar la Isla.

Sé que nosotros, queridos lectores, no haremos un francisco y seremos capaces de poner la calma necesaria para discutir con cabeza, y mucho cariño, lo que es mejor para nuestra Isla. Un poco de Unamuno: «Solo el que sabe es libre, y más libre el que más sabe», una cerveza fresquita, y una ligera tramontana nos basta para seguir tirando. Feliz verano.


  conderechoareplicamenorca@gmail.com