Te diré cosa

Habemus plan (a día de hoy)

|

Valorar:

No es que hayamos ligado, no. Hablo, por el contrario, del Plan Nearco, un definitivo programa de acción para el puerto de Mahón. Un súper documento de cuarenta puntos que marcará un antes y un después en nuestras vidas porteñas (un «punto de inflexión», señala entusiasta Conxa Juanola, mientras un escéptico Pere Melis nos recuerda que este es el enésimo plan y que como tal corre el «riesgo de quedarse en espuma como los demás»). Te entiendo bien admirado Pere: la tradicional inercia demostrada por nuestros queridos administradores con el puerto de Mahón hace temer lo peor a cualquier mente sensata. Pero esta vez verás como en cuanto quede solucionado el tema del aparcamiento adosado al ascensor de llevant (el espacio sigue ahí, en calidad de cacapis mascotil) y se rematen pequeños flecos pendientes como la construcción del nuevo ascensor o (en su defecto) escala mecánica en poniente (asuntos que imagino de inminente resolución), y la moratoria a la destrucción (por desahucio de los inquilinos y posterior abandono) del patrimonio de vorera, verás Pere como entonces se cumplen diligentemente cada una de las cuarenta medidas que contiene el plan de acción que ha diseñado con tanto cariño para nosotros Nearco por encargo de la Autoridad Portuaria.

Por mi parte me atrevo a apuntar algunas consideraciones a dicho plan, que según mi humilde criterio contiene (ya lo adelanto) notables aciertos, desconcertantes olvidos y floridos brindis al sol.
Entre los plausibles aciertos destacaría aquel que anima a «establecer la presencia preferente de cruceros pequeños y medianos», medida que me parece tan razonable como incongruente con la práctica actual, continuación de la anterior, y a la que no sé si han hecho suficientes ascos los nuevos encargados del cotarro.

También me adhiero sin reticencias a aquel punto que aboga por «la peatonalización del frente marítimo», si bien brota simultáneamente de mi magín torturado por la tozuda realidad una disgresión que paso a compartir con ustedes sin más dilación: Imaginemos que el informe hubiera costado trescientos mil pavos (es solo una hipótesis de trabajo); en ese supuesto cada uno de los cuarenta puntos que recoge el informe saldrían a 7.500€. Pues bien, los 7.500 que corresponden al punto de la «peatonalización» podrían muy bien haberse ahorrado al erario público si hubiesen sido atendidas mis súplicas al respecto, que datan de varios lustros. Otrosí, me inquieta en esta parte del informe la aparición del concepto «estudio, y si cabe implantación». La palabra «estudio» supone en Mahón el equivalente (a nivel nacional) del sofisma «comisión de investigación», en el sentido de que ambas herramientas sirven a la perfección para enmarañar los asuntos de manera que nada se haga (con un coste adicional en el caso que nos ocupa de no menos que otros 7.500 del ala en concepto de un «estudio» que, dado que el plan de acción no ha salido gratis, podría haber sido incluido amablemente en su informe general sobre la peatonalización).

En el capítulo de «olvidos del gran plan», destaca sin esfuerzo el tema del aparcamiento. Ya a día de hoy hay un gran problema de aparcamiento en julio, agosto y eventos especiales. Hubiera estado bien que el plan señalara una solución definitiva a ese escollo que, según mi intuición pasa por la construcción de un gran aparcamiento en espiral en Cala Figuera, en los terrenos de la antigua Campsa como he tenido la grata ocasión de repetir (hasta ponerme pesado) desde hace años a quienes tenía a tiro (incluidas cartas a «Es Diari» .

Otro olvido significativo sería aquel que tiene como protagonistas a las regatas, aunque sea comprensible que la empresa contratada para elaborar el plan evite señalar a sus clientes como corresponsables de la pérdida de la regata que jamás se celebró el pasado mayo por falta de interés tanto de APB como del Ayuntamiento mahonés, con cuyo gesto generaron graciosamente un considerable lucro cesante tanto al puerto como a la ciudad.

Sobre el extenso capítulo de «brindis al sol», no disponiendo de espacio, quizás sea objeto de un futuro artículo.