Con derecho a réplica

Los que no están para fiestas

| |

Valorar:

No debería hacer falta vivir 900 años, como el maestro Yoda de «La Guerra de las Galaxias», para darse cuenta de algunas cosas. Aunque los hay que, por mas años que les de la vida, viven como en un bucle espacio temporal donde ya no aprenden nada nuevo.

No debería ser de sabios comprender que cuando alguien escribe es para que lo lean. Bien, vale, lo primero es la necesidad de expresarte y lo segundo la honestidad a la hora de hacerlo, sin honestidad las palabras quedan huecas e inservibles. Basta ver el aburrido discurso de nuestros mediocres políticos.

Sin embargo, partiendo de la verdad, de nuestra verdad, se engaña el que sostiene que escribe para él, y que los lectores, de haberlos, son una cuestión secundaria. Absurdo, un texto que nadie lee, es un texto que no existe. Es tan ridículo escribir para que nadie lo lea como negar que Sam está enamorado de Frodo, o que a Robín le hace tilín Batman.

Publicar hoy, un 8 de septiembre, en Menorca es un acto de fe. Estamos en plenas fiestas de Maó, y si algún valiente se acerca al periódico es para ver las fotos de los eventos, el tiempo que hará, o algún suceso porque el morbo siempre atrae. En un día donde muchas personas están bebiéndose los últimos sorbos del verano, cumpliendo con las tradiciones, o comiendo en encuentros sociales con familiares y amigos, entiendo que de pereza acercarse a las páginas de opinión. Estamos de fiesta, que carajo, y es más que razonable postergar los dolores de cabeza para otro momento.

Teniendo en cuenta lo expuesto hasta ahora, que bien queda esta frase siempre, le da un toque cultureta aunque algo repipi, me van a permitir, queridos lectores, que le dedique este artículo a los que no están para fiestas. No se alteren, no sacaré hoy las mil miserias cercanas y lejanas que tenemos para amargar el dulce a nadie, solo haré mención, para que no nos olvidemos, de todos aquellos que curran para que otros lo pasen bien. Va de corazón y va por ellos, esto ha quedado muy torero y no mola, lo de ir asesinando animales en un ruedo suena a siglos muy pasados.

Ahí están los de las brigadas de los ayuntamientos colgando banderines y preparando toda la parafernalia necesaria para adornar la ciudad. Ahí están también los de limpieza que en tiempo record dejan el pueblo como una patena, flipa con la cantidad de basura que generamos estando sobrios, imagínense cuando vamos animados por la rica pomada o por la fresquita cerveza. Ahí están también los municipales de cada pueblo, para evitar que alguna borrachera acabe en algo más serio. Y las del personal sanitario que espera en urgencias, o atiende en las ambulancias, a quien lo necesite. Ahí está también el personal de las residencias de ancianos, de menores, de personas con discapacidad, y todos esos currante que les tocan jornadas a turnos, donde no se distingue un domingo de un lunes.

Mención especial merecen los voluntarios de Protección Civil, y por supuesto un abrazo muy cariñoso para los voluntarios de Cruz Roja, que no solo dan apoyo y curran en fiestas, sino que todo el año hacen una labor increíble por amor al prójimo, las personas así son las que consiguen cambiar cosas a mejor.

Si olvidé a alguien que me perdone, el espacio es limitado. Terminando que es gerundio y se calientan la pomada y la cerveza. Seguiremos hablando, si lo tienen a bien, después del último toque de fabiol. Mientras tanto disfruten todo lo que puedan. Felices fiestas.

conderechoareplicamenorca@gmail.com

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.