Supervan Family

Dejar huella

| |

Valorar:

Bimba Bosé se ha ido y ha dejado un legado de dos niñas de 13 y 5 años, que de la noche a la mañana se han hecho mujeres. Muchos tenemos experiencias similares. Mi hermana y yo teníamos 22 y 18 años cuando mi madre alzó el vuelo. Un cáncer de colon que no se lo detectaron a tiempo. Es injusto, y no hay explicación que valga. Mujeres con carácter, con fuerza, con entereza. La mejor de las herencias, su personalidad que de alguna manera trasciende a fuego en el carácter de los hijos. Un día la vida decide arrebatártela, y tocas tierra como la fruta madura.

Hay otras mujeres que recuerdo como Mati, que dejó a su hija Elba cuando aún no andaba. Trago saliva y cierro los ojos. Suspiro al cielo. Un día ellas decidieron ser madres, en su vientre albergaron vida. Y nos dieron la oportunidad de nacer a este mundo. Nosotras tuvimos la buena suerte de tener una madre muy comunicativa, en las palabras y en los silencios. Nos transmitió historias, valores, cultura. Fue madre con todas sus letras. Nacimos y dejó de dormir, noches en vela, pediatras, guarderías, colegios, madrugones para hacernos el almuerzo... caricias en mi pelo que aún recuerdo como hundía sus dedos en mis hebras marrones, y siempre sonreía.

Muchas cosas de las que hacía ella, hago yo ahora con mis hijos, y las hará mi hermana seguro con los suyos. Por eso es tan importante ser madre, y padre. Cuando lo decides, es la construcción diaria, darle ese valor para imprimir lo bueno a tus hijos, ser su guía. Desaprender para luego aprender, y poder enseñarles a tus hijos. Por ley de vida nos vamos antes. Nadie te prepara para ese momento, por mucho libro ilustrado. Lo cierto es que cuando cruzas el luto, el amargor de no tener a tu madre o padre físicamente a tu lado, florecen en los hijos toda la siembra de los progenitores. Brotan todos los buenos recuerdos y enseñanzas. Por eso es tan importante ejercer de madre y padre. Es una cadena. Todo lo que le dejes en 'herencia' luego lo transmitirán a sus hijos. Y sus hijos a sus hijos, haciendo 'humanidad'. Esta palabra debería de sobrevalorarse para, superarse y con nota en la importancia de ser padres. Hay que dejar huella, una buena huella en sus neuronas, que son recuerdos, que es su presente y su futuro.

@sernariadna