VIERNES, 17

Alivio reparador con el resultado de las elecciones holandesas. Por fin un frenazo contundente a esa extrema derecha que amenaza con subvertir los valores ilustrados y democráticos europeos. Pero revolotea todavía el fantasma Le Pen mientras grazna el brexit y se aviva el problema escocés… Con el tema catalán a la expectativa (las concomitancias, como las meigas no existen, pero haberlas, haylas).

Whatsappeo con un íntimo amigo madrileño y madridista:

-Me han expulsado de la tribu blaugrana por mi cuestionamiento de la gran hazaña culé- gimoteo tecleando emoticonos-, escribí que el Barça había ganado al más puro estilo madridista, goles de rebote, ayudas arbitrales manifiestas, potra…

-Eres como Spinoza-me contesta-, perseguido por la Inquisición (la caverna merengue) y luego, ya en Amsterdam, expulsado y anatematizado por los rabinos por una interpretación heterodoxa de la Verdad judía…

SÁBADO, 18

Siento cierto orgullo europeo al ver a la canciller alemana Angela Merkel plantando cara al Siniestro en la mismísima Casa Blanca, ejerciendo de embajadora de la Unión Europea. ¿Rusia?, sí, mejor entenderse, dice Merkel, pero antes tiene que dejar de hostigar a Ucrania. ¿Entendimiento comercial bilateral USA-Alemania?, no amigo, entiéndase usted con La UE. ¿Inmigración, refugiados? En Europa estamos por la diversidad, contesta una Merkel europeísta fortalecida por el frenazo holandés al populismo antieuropeo. Sí, Doña Ángela se comportó como una digna embajadora de los europeos. Se necesita valor para ir a casa del mastuerzo anaranjado y proclamar a los cuatro vientos ¡Europa first!

DOMINGO, 19

Noticias relacionadas

Para los pre ancianos de mi generación hablar de ETA en pasado es referirnos a la fugacidad de la vida o de su constante aceleración a medida que te acercas a edades avanzadas. Aquel ominoso peso de los continuos atentados que soportamos durante lustros, aquella continua desazón, todo aquel cruel sinsentido, parece ahora un mal sueño, una ficción como la que pergeña Fernando Aramburu en su magnífica novela «Patria» en la que sólo se echa en falta algún personaje menos cerril, menos caricaturesco, algún representante de cierta intelectualidad vasca que adornó la ignominia con bellas palabras…

La necesidad de frenar la flecha del tiempo me lleva a Es Grao y la albufera que recorro seguido por los jadeos del pobre Allen, deseoso de mejorar su imagen en este dietario: no se detiene ni se rinde, aunque en su mundo nebuloso tropieza y cae por el hueco de la pasarela, mesquinet, y tenemos que organizar un rescate con otros viandantes. En el Grao José A. Fortuny contempla, bien acompañado y con abrigada serenidad, el horizonte desde su silla mágica, una gaviota solitaria surca el tapiz azul del cielo, unos perros recogen saltarines los objetos que les lanzan sus dueños, haciendo gala de una profesionalidad canina que nunca ha exhibido el muy aristocrático Allen. Pero reviviendo los paisajes de la infancia, inalterados en estos días primaverales, uno se siente en calma y revitalizado en su papel de eslabón en la cadena de la vida pre algorítmica.

LUNES, 20

Es un lujo para los lectores de «Es Diari» contar con las colaboraciones del científico menorquín radicado desde hace lustros en EEUU, Benjamí Carreras, como lo fue en mis tiempos de directivo ateneísta poderlo tener como conferenciante. En su artículo de hoy desde tierras norteamericanas nos habla de la perplejidad y ansiedad que les acosan: «Mucho de lo que se dice no puedes dar crédito y las medidas que se toman no sabes a donde nos van a llevar…». Se refiere fundamentalmente al aumento descabellado del presupuesto de defensa en detrimento de la diplomacia, enseñanza, investigación y, por supuesto sanidad. La sensación de caos-concluye Benjamí- aumenta cada día y no parece que nadie sepa muy bien hacia dónde va el país…

MARTES, 21

Comienza la primavera meteorológica pero seguimos en el invierno polar con un aluvión de posverdades o «hechos alternativos» compitiendo con la verdad acreditada o científica, burdas manipulaciones y tergiversaciones del lenguaje ajeno para arrimar el ascua a la sardina propia, la ignorancia manifiesta entronizada como «opinión respetable» (el cambio climático es un invento progre, Obama es un peligroso islamista y el Obamacare una ley comunista, las vacunas producen autismo, la homo y transexualidad son elecciones caprichosas y/o cautivas de la propaganda izquierdista porque los niños tienen pene y las niñas vulva…). Habrá que recordar de nuevo que lo respetable son las personas, no sus opiniones, que las hay razonables, otras discutibles civilizadamente, y otras directamente incinerables por su peligrosidad pública.

2 MIÉRCOLES, 22

Y de nuevo el horror, esta vez en Londres. ¿Borro todo lo escrito hasta aquí?, ¿tiene algún sentido ante la magnitud de la sinrazón?