Dietario

La moderación al poder

|

Valorar:

VIERNES, 24
Contemplo en los noticiarios cómo la admirada capital británica recupera su pulso habitual, después de la nueva sacudida terrorista, con sus bobbies patrullando ¡desarmados!, lo que supone debe de horrorizar a sus primos hermanos trasatlánticos, convencidos en su mayor parte de la necesidad de ir armados hasta los dientes. ¿Hubiera muerto el agente que guardaba el Parlamento si hubiera podido desenfundar? No sé si los británicos se hacen la pregunta, pero en cualquier caso dudo mucho que varíen sus costumbres. Para ellos el policía, el bobby es un servidor público, un amigo del ciudadano, imagen incompatible con la de ir armado. Forma parte de su cultura como lo de no arredrarse ante el infortunio, no perder la calma y preservar siempre su modo de vida.

SÁBADO, 25
Batiburrillo de temas interesantes, empezando por el artículo sabatino de Pep Mir que enfoca correctamente el tema de la violencia en el deporte: «Al voltant del futbol s'arma un circ mediátic, aberrant que els petits no saben digerir sols i els aboca a vanitats malaltisses, competitividad nociva i supèrbia fatal…». Sé de lo que habla porque fui entrenador titulado de fútbol infantil muchos años y viví episodios surrealistas con padres /hinchas… Y me pregunto si no puede extenderse el, para mí, certero diagnóstico de Pep Mir a esos deplorables concursos de cocina, canto o cualquier otra actividad en que los niños son inducidos a competir histéricamente ante la mirada arrobada de sus padres… ¿No se está incurriendo en corrupción de menores?

Habla también «Es Diari» de la carretera general y se hace necesaria una matización: la mayoría de quienes nos opusimos de alguna manera al proyecto inicial no «demonizamos las rotondas de doble nivel», como afirma un titular, sino que cuestionamos si eran necesarias tantas en un tramo tan corto como el Mahón /Alaior…

Y una triste desaparición, la de Juan Millán Priego, deportista integral y hombre bueno donde los hubiere, con quien compartí inolvidables aventuras futbolísticas, siempre cobijadas en su inmensa humanidad. Descanse en paz.

DOMINGO, 26
Por fin una buena noticia en el ámbito internacional: Trump se ha tenido que tragar por el momento su anhelada demolición del Obamacare, entre otras cosas porque los contrapesos institucionales funcionan muy bien en EEUU. Lástima que no vayan a poder impedir el siguiente disparate, la derogación de las medidas de Obama contra el cambio climático…

El artículo de hoy de Josep M. Quintana debería ser de lectura obligatoria para militantes y simpatizantes del PSOE. El ejemplo de la socialdemocracia alemana demuestra que solo a partir de la prudencia y el sentido de Estado, colaborando con otras fuerzas moderadas puede devolverle las potencialidades de gobierno perdidas. Otra cosa es que ello pueda encarnarlo Susana Díaz. No me ofrece motivo alguno para creerlo más allá de su retórica vacua, tópicos y lugares comunes. ¿Qué pensará hacer la sultana andaluza con la fiscalidad, el problema territorial o la desigualdad? De momento, frases vacías y alharacas patrioteras. Nada más. Y poco más del «No es no» y deriva podemita nos ofrece el renacido Pedro Sánchez. Si fuera militante del PSOE me pensaría muy seriamente la opción Patxi López, la cenicienta del trío, político sensato con experiencia de gobierno en Eukadi y una mejor comprensión del carácter plurinacional de España…

LUNES, 27
Parece que en el PP balear sí se impone la línea más moderada, lo que augura que por lo menos nos libraremos por un tiempo de esperpénticas guerras lingüísticas. Algo es algo…

Recibo el enésimo anónimo de mi trayectoria periodística, esta vez con letra ilegible de pata de mosca. Va de filias y fobias futbolísticas y parece que también de algoritmos y de alergia a mis crónicas de viaje (o a que me vaya de viaje, o que lo cuente, no se acaba de entender). El tono es desabrido pero no demasiado agresivo y, por lo que puedo colegir, está basado en malentendidos. Son los efectos colaterales del estilo irónico-humorístico que intento imprimir a la mayoría de mis escritos y que acepto resignada y deportivamente: En una semana me han defenestrado como culé por tibio y me han descalificado por fanático…

SÁBADO, 1
Y llegados aquí, pienso que ya es suficiente. Llevo demasiado tiempo en esto. Me repito como un papagayo. Percibo el clamor que me exige el definitivo mutis por el foro. Se acabó lo que se daba. Me jubilo del periodismo. Les dejo tranquilos. Gracias a los que me han aguantado de buen grado durante más de cincuenta años. Mil excusas a quienes se hayan podido sentir ofendidos por mis opiniones. Buenos días y buena suerte.