Sin flash

Dichos muy dichos

|

Valorar:

Para un ecologista, más valen cien pájaros volando que uno en la mano. A veces, se le puede dar la vuelta a los refranes para ver qué pasa. Como algunos que andan mal y acaban bien; o el que madruga y resulta que amanece más temprano porque han cambiado la hora. Pero en general, los refranes contienen una profunda sabiduría y si el río suena, agua lleva. Así que escojamos uno al azar y veamos si nos puede servir de orientación o guía... Por ejemplo, «Haciendo y deshaciendo se va aprendiendo». Quiere decir que no todo lo que hacemos nos sale bien. Por lo tanto, perseverar en el error sin rectificar, no es de sabios. Es de rucs, que decimos aquí. El que corrige, aprende; y más vale tarde que nunca porque nunca es tarde si la dicha es buena. El problema es que no queremos aprender, sino tener la razón a toda costa e imponérsela al prójimo sin miramientos. Por la boca muere el pez, si pica el anzuelo. Nosotros intuimos que a río revuelto, ganancia de pescadores. Somos vanidosos y pretenciosos aunque, en el fondo, no tengamos mal fondo. Deberíamos saber que la razón es una herramienta fabulosa que podemos usar, mejor o peor, y no una posesión tangible que debamos acaparar en exclusiva.

Puede que cuando nos demos cuenta de que vamos mal, sea demasiado tarde. El refranero castellano tiene un dicho a propósito de las reacciones tardías: ¡A buenas horas, mangas verdes! Que traducido al catalán sería: Ara és hora, Pere meu!