Con derecho a réplica

Un chute de ética

| |

Valorar:

«Qué jodida debe ser tu vida, si te parece mal que se rescaten personas a la deriva en el mar», tuitero incitatus dixit. Y eso es así, queridos lectores, no caben más lecturas. Que nadie les equivoque soltándoles lo del efecto llamada y los demás falsos mitos sobre la inmigración. Esos son los de banderita al cuello y misa los domingos que van a dios rogando y con el mazo dando (qué rico el refranero, y cómo nos ahorra trabajo a los articulistas).

Porque por más que se empeñen en rebuznar continuamente que las personas migrantes nos quitan el trabajo, se llevan todas las ayudas sociales, son un peligro porque aumenta la criminalidad, son un auténtica invasión por el efecto llamada, o son un peligro para el alma cristiana de Europa, los datos tozudos demuestran que mienten, mienten y vuelven a mentir con sus falsos mitos apocalípticos sobre inmigración. Y lo hacen de forma interesada para tapar mierdas internas, señalando al enemigo fuera. Muy de Maquiavelo todo este rollo, si quieres paz con tu hermano, peléate con tu vecino.

Y POR MÁS que les duela a los editores de la prensa casposa anclada en el XIX, lo del efecto llamada es una trola como un piano. Son personas que huyen del horror más absoluto y ninguna Europa fortificada les va a disuadir de lo contrario. Si se miran los datos de población activa verán que de quitarnos el trabajo nada de nada, otra cosa son los empresarios sin escrúpulos que se aprovechan de las situaciones de extrema necesidad para esclavizar trabajadores, pero estos no distinguen entre pobres de dentro y pobres de fuera.

Más datos para abrir los ojitos, como explica Amnistía Internacional, la diferencia entre las aportaciones que realizan las personas migrantes vía impuestos y cotizaciones a la Seguridad Social y el gasto en beneficios sociales y pensiones que reciben, arroja un resultado positivo que representa el 0,54 por ciento del PIB (datos del 2015). En otras palabras, las personas migrantes obtienen menos de lo que aportan, y disfrutan de menos beneficios sociales que las personas con residencia legal y las personas españolas. Toma ya, portavoces de la ultraderecha disfrazados de patriotas, se os cae el castillo de mentiras por todos los lados.

HAY ESTUDIOS que demuestran empíricamente que no hay una correlación causal entre migración y criminalidad. Los investigadores César Alonso-Borrego, Nuno Garoupa y Pablo Vázquez analizaron «¿La inmigración causa delitos? Pruebas desde España», para la American Law and Economics Review. Su conclusión: la inmigración no ha causado un aumento de la delincuencia. Que telaraña de mentiras más chunga nos han vendido, y algunos compraron sin pestañear.

Así que el rescate de la flotilla del «Aquarius» ha sido un chute de ética lo mires por donde los mires. Otra tema será la actuación que se toma a partir de ahora con estas personas. Si conseguirán, o no, el estatuto de refugiados, dónde irán los menores que han llegado sin acompañamiento, cuántas personas irán a los centros de acogida, muchos de los cuales están en pésimas condiciones, etc.

VINIENDO DE unos años de profunda oscuridad, es un atisbo de esperanza que se rescaten del mar a mujeres, niños y hombres que estaban a la deriva. Y quienes no se alegran por ello igual se están ganando el mismo infierno que desean para todos los que les llevamos la contraria. A los que si se alegran les deseo un feliz jueves, y que disfruten de Ciutadella, de Sant Joan y de un gin amb llimonada con los amigos.

conderechoareplicamenorca@gmail.com