Sin flash

Todo incluido

|

Valorar:

En agosto cabe de todo. Es verdad que el calor nos atonta y nos estresa y hasta puede que nos aturda un poco, pero seguro que podemos disfrutar de momentos placenteros y relajantes como en cualquier otro mes del año. Un proverbio árabe decía que si las cosas tienen remedio, para qué te preocupas; y si no tienen remedio, para qué te vas a preocupar. Así que los síntomas preocupantes son solo eso, unos cuantos síntomas que conviene analizar.

La tontería no tiene cura y suele ser contagiosa. Cualquier chorrada se hace viral y los ignorantes son los más atrevidos a la hora de hablar, de menospreciar o de opinar. La energía necesaria para combatir tanta estupidez nos bastaría para mantener las luces encendidas de mil ciudades durante años. En este caso, la energía no se transforma sino que se despilfarra inútilmente. Entonces, vale más ahorrarla y no desperdiciarla para que sea limpia y renovable.

Cumplimos 25 años de Reserva deBiosfera. Eso hay que celebrarlo. Puede que el planeta camine hacia el desastre y que nos pase factura nuestra filosofía de vida tan depredadora. El calentamiento global puede ir bien en invierno, pero si seguimos así, la Naturaleza nos bajará los humos.

En agosto cabe de todo. Nada se para. Permanezcan atentos a la pantalla de su móvil. La realidad ha quedado reducida a lo que consigue captar nuestra atención. Prisioneros de las redes sociales, adoramos las imágenes. Pensar no está de moda.