Sa gleva

El amigo

|

Valorar:

Ese elegido entre otros que ha sobrepasado el grado de conocido pero aún no ha aprobado el excluyente máster de ser tu amigo, un máster al que no se puede faltar a sus clases, porque precisamente las da la universidad del vivir diario. Los estudiosos de esa orla donde se gradúa la amistad, dicen que el amigo verdadero es aquel que cuando tenemos una dificultad, un apuro, acude sin ser llamado.

Dicen quiénes lo saben, que quien tiene un amigo tiene un tesoro, pero cuidado, los hay que fingen ser amigos y se dan buena maña en ello, hasta que encuentran en la traición la trocha que les beneficia, entonces no vacilarán en actuar de la forma más mezquina, y encima en su propio engaño ven justificado su comportamiento con una asquerosa capa de hipocresía, que les da igual, porque su egoísmo es muy superior a la amistad.

Siempre pensé que una buena amistad, efectivamente era uno de esos premios que la vida a veces nos da, pero después de pasar por el fielato del desengaño, he llegado a un punto donde desgraciadamente he terminado por pensar que al amigo no hay que contárselo todo, porque el día menos pensando puede pasar de ser amigo a convertirse en enemigo, y entonces estarás a su merced porque conocerá tus secretos, y os lo dice quien en esa industria es un gato escaldado.