La columna

Los viejos deben comer chocolate

| |

Valorar:

Confieso que me gusta el chocolate. Lo malo es que la palabra «chocolate» tiene varias acepciones en el diccionario. La primera es la más común, la que todos conocemos, porque la hemos probado una u otra vez a lo largo de nuestra vida: «Pasta hecha con cacao y azúcar molidos, a la que generalmente se añade canela o vainilla». Esto me trae a la memoria el pan con chocolate que nos daban para merendar, cuando éramos pequeños. A mis primos una pastillita de chocolate les duraba más que el cuantioso pedazo de pan que les daban para acompañarla, porque la saboreaban y la hacían durar a mordisquitos hasta el infinito. A mí, puesto que era enfermizo y apenas comía, me ponían un panecillo y una pastilla de chocolate sobre la mesita de noche, porque solía despertarme con apetito. No sé cómo lo hacían mis primos, pero a mí siempre me sobraba pan. Otra acepción de chocolate dice que es una «bebida que se hace de chocolate desleído y cocido en agua o en leche» Eso me recuerda las comuniones y los bautizos de mis años mozos, en los que se servía chocolate y ensaimada. Más de un niño –un «verjo»- no pudo realizar la primera comunión porque se aventuró a probarlo antes de tiempo, puesto que entonces uno debía ayunar desde las doce de la noche antes de comulgar. Los banquetes de novia eran entonces muy discretos, y solían realizarse por la mañana, a base de chocolate y ensaimada, el chocolate negro como el traje del novio, la ensaimada espolvoreada con azúcar lustre, tan blanco y fino como el vestido de la novia, todo lleno de velos y tules como merengue. Otra acepción de chocolate, esta coloquial, es el apelativo que también se le da al hachís. De este no puedo hablar, porque nunca lo he probado.

Dicen, además, que al comer chocolate se liberan endorfinas que producen felicidad, alegría y amor, sobre todo en las mujeres; aumenta la libido y el deseo, pero en cambio no sube el colesterol. Pero hay más: contiene feniletilamina, que desencadena sentimientos parecidos a estar enamorados. De modo que el título de la obra de teatro de Castelao, «Los viejos no deben enamorarse», tendría que completarse con la coletilla: «deben comer chocolate». Por si esto fuera poco, aseguran que el chocolate combate la depresión y ayuda al corazón. De modo que amor y chocolate, sobre todo ahora que viene las Navidades. Porque el amor, como el chocolate, nos hace más felices, aumenta la creatividad, rejuvenece la piel, alivia el dolor y eleva la autoestima.