Terra de Vent

El show de Julen

|

Valorar:

Realmente, solo los abducidos por el reality en que se convirtió el rescate del pequeño Julen podían esperar el milagro de que fuera encontrado con vida. Las televisiones mantuvieron viva esa esperanza de una forma irresponsable, con el solo objetivo de incrementar las audiencias y no perder el filón informativo del caso. Una noticia que se ha vestido de falsa solidaridad para crear un Gran Hermano con la desgracia de la familia del niño. Es sorprendente como tantos periodistas y medios se han sumado sin freno a la vorágine informativa. Como si trasladaran la ficción del «Show de Truman» a la vida real.

La presencia del caso en las televisiones y especialmente en los informativos ha sido absolutamente desproporcionada. Con un directo permanente durante trece días, incluso cuando no existía ni un solo avance, magnificando los datos, repitiendo los detalles sin importancia hasta la saciedad, entrevistando a todo el que parecía un experto, considerando héroes a ocho mineros del equipo de rescate antes de que empezaran a trabajar, y dedicando casi la mitad del tiempo de los informativos a esta noticia. Así han sido capaces de crear el gran espectáculo y de captar las audiencias. Objetivo conseguido.

¿En este un ejemplo del nuevo periodismo? El suceso en directo, un producto transversal porque se puede incluir en los informativos, en los reality de la tarde y en los programas nocturnos. Un contenido más rentable. Es cierto que los ciudadanos están hartos de la política y que buscan nuevas emociones, por eso quizás este «nuevo periodismo» pretende atentar contra su inteligencia y anestesiar su espíritu crítico. En lugar de ayudar al espectador a comprender las cosas importantes que nos suceden le ofrecemos un show.

Que eso lo hagan las televisiones privadas, con la anuencia de los periodistas, ya es grave, pero que la misma tendencia se vea en las televisiones públicas es motivo justificado para su cierre. La balanza entre servicio público y audiencia debe inclinarse siempre a favor de lo primero. Información y show deberían ser conceptos incompatibles.