Sa gleva

La paja y la viga

|

Valorar:

Los partidos políticos le sacan punta a todo lo que dicen los otros partidos con un solo afán, buscar por donde hincarle el diente a lo que han dicho o a lo que han dejado de decir los oradores de los otros participantes. Más les valdría que esa escrupulosidad por detectar el fallo ajeno se lo aplicase para ver en qué fallan ellos. Es lo de la paja y la viga.

El hecho penoso es que estrujan como si fuera un limón la frase, el error o la penosa explicación ajena y no miran el dislate propio, la tontería verbal de la última intervención. Para cuando se dan cuenta de que han metido la pata, echan mano de la goma de borrar. Esto no fue lo que se dijo, han tergiversado los hechos, lo han sacado de contexto. Cuando lo cierto es que los políticos en general en campaña electoral con especial dedicación, no pierden nunca la ocasión de meter el dedo en ojo ajeno, diríase que todos los partidos tienen algún experto en ese menester, al que no le importa quedarse tuerto con total de dejar ciego al contrario.

Mientras tanto, los pensionistas van con el corazón en un puño, viendo como los políticos son incapaces de pactar un acuerdo que les asegure sus pensiones, como sí han hecho sin ningún problema esos mismos políticos a la hora de asegurarse su salario hasta el último momento de la legislatura. Ahí estuvieron todos de acuerdo.