Vía libre

Una casa propia

| |

Valorar:

La demanda de enseñanza de idiomas crece. Si algo hay que queda fuera de toda duda en un sector, el de la educación, cambiante, que debe pero no siempre lo logra, adaptarse al mercado laboral que le rodea, es que el conocimiento de lenguas es una apuesta segura. Hablar distintos idiomas abre puertas, nunca están de más, es un conocimiento al que rápidamente se le da una utilidad práctica, y ayuda no solo a comunicarse sino también a conocer y apreciar otras culturas.

De ahí que la Escuela Oficial de Idiomas de Maó haya celebrado su vigésimo aniversario con gran vitalidad, en auge, sumando cerca de 400 alumnos y en tendencia al alza; su oferta actual de cinco idiomas se adapta también a la sociedad que la envuelve, de ahí que en los últimos años -dando por sentado el imprescindible hoy día dominio del inglés-, la lengua francesa haya experimentada una subida en la matrícula, en sintonía con el aumento de visitantes y residentes de esa nacionalidad. La trayectoria del centro comenzó en 1994 como una extensión de la EOI de Palma para pasar en 1999 a tener autonomía propia, que no sede. Y es esto último precisamente el principal reto al que se enfrenta en la nueva etapa, cumplidos 20 años de ofrecer formación que permite acceder a títulos con validez oficial en un área como los idiomas, tan fundamental a nivel personal como profesional, sobre todo en un territorio que depende del turismo. Educación se comprometió, en el mismo día del aniversario, a planificar una respuesta para las nuevas necesidades de la escuela, compartir espacios con el instituto Cap de Llevant ya no es viable, porque se ha sobrepasado la capacidad y se podrá aguantar en estas condiciones uno o dos años, a lo sumo. Una vez que se ha descartado que la reforma del antiguo Cuartel de Santiago, donde se espera reubicar la escuela de adultos, pueda albergar también el centro de idiomas, hay que buscar alternativas. Menorca se merece una escuela de idiomas con una casa propia, potente, donde poder completar todos los cursos de las lenguas que se ofrecen y que pueda dar respuesta a esta demanda educativa. La EOI se suma a la lista de infraestructuras educativas pendientes.