Sin flash

Elige y apechuga

|

Valorar:

Praga es kafkiana. Allí nació y vivió el autor de «La Metamorfosis». Paseando junto al río Moldava, cruzando sus puentes, visitando su castillo y la catedral de San Vito, nos cruzamos con miles de turistas que aprovechan el día soleado para hacer millones de fotografías. La ciudad que sufrió la ocupación nazi y el comunismo bajo la órbita soviética, es una de las joyas de Europa. Palpamos la belleza y respiramos historia a cada paso que damos.

En el aeropuerto de Barcelona, millones de rostros, de miradas y de voces, se cruzan brevemente para proseguir el viaje y llegar a su destino. Todo fugaz, diverso, humano y altamente tecnificado. Estamos de paso. El primer acto de las elecciones ha concluido y la gente se ha pronunciado otra vez. A finales de mayo, el segundo acto decidirá el gobierno de alcaldías, autonomías y el futuro de la Unión Europea. El aeropuerto de El Prat se llama Josep Tarradellas; el de Madrid Barajas, Adolfo Suárez. Dos referentes de la Transición, dos defensores de la concordia, dos políticos que hicieron posible recuperar las libertades, aunque hace falta luchar por actualizarlas y mantenerlas. Ahora estamos a la expectativa para ver qué pasa con los pactos, mientras Casado estudia el «Manual de resistencia». Ojalá se consiga una mayor estabilidad y disminuya la crispación que envenena el ambiente. Respetando la Constitución. Porque la opción rupturista es chunga y de consecuencias imprevisibles.