Sin flash

Recuento

|

Valorar:

Se acabó el recuento donde cada voto cuenta y es el ladrillo con el que vamos construyendo el bello edificio de nuestra frágil democracia. En Es Migjorn Gran, por cinco votos se decide quien manda en el ayuntamiento. Nos jugábamos mucho en estas elecciones europeas. Su Parlamento será un reflejo de la situación variopinta y convulsa que atravesamos. Hablando de Europa, hay un cuadro de Tintoretto titulado «San Marcos salvando a un sarraceno de un naufragio». Data de los años 1562 a 1566. ¿Les recuerda algo? Éxito de Le Pen en Francia y de Salvini en Italia. Vaya apellido para un político que no quiere salvar a nadie. Hay miedo al refugiado, al inmigrante, al extraño, al diferente. No sería raro un brexit desordenado. Mucho trabajo por delante para conquistar un futuro más humano. Sin tantos odios mal disimulados. Una Europa carente de memoria y de valores no sirve para nada. Sin ilusión no hay alegría, solo consumo.

Existen lugares masificados como Venecia, donde cada año llegan 25 millones de turistas para hacerse fotos o la cumbre del Everest, donde ya no cabe ni un sherpa. Necesitamos silencio, recogimiento, paz interior.

Las imágenes tras las elecciones recuerdan el dia del sorteo del gordo. Euforia de unos, decepción en otros, resignación entre los que solo les ha tocado la pedrea. Enhorabuena a los ganadores. No les va a faltar trabajo. Ni rupturas ni extremismos son el camino, pese a las tentaciones y los cantos de sirena.