Sin flash

Indemnizaciones

|

Valorar:

Otro caso de pifia urbanística y política vuelve a planear sobre nuestros bolsillos. Hoy es Biniancolla o la carretera interruptus, con sus esqueletos de puentes, como ayer fue la playa de Son Bou y su bonito Cesgarden. Se piden indemnizaciones multimillonarias por errores de la Administración que los jueces pretenden subsanar en base a fundamentados argumentos legales. Pero los políticos no son responsables: no es su dinero, no sabían lo que podía pasar, los asesores fallaron, lo hicieron de buena fe, era por una buena causa… a nosotros nadie nos pagará indemnización por los desaguisados que provocan o el lucro cesante de nuestra endeudada economía.

No estamos asegurados frente a la incompetencia y la vanidad de nuestros apuestos líderes, que aspiran a chupar cámara y que visten elegantes pantalones con bolsillos ajenos durante su mandato. Pedro Sánchez no consigue que le apoyen, que le crean, que le voten. Pero el vive en campaña electoral permanente. No le ha ido mal hasta ahora. Solo él puede ser presidente porque es el más guapo y progresista de todos. Esa es la palabra mágica. Si no eres progresista, estás apestado. El infantilismo hace el resto. Nos estamos acostumbrando a estar sin gobierno y algunos piensan que estamos mejor así. Es muy triste. Casi es más normal estar en campaña que gestionando los asuntos públicos. Tenemos un equipo de baloncesto maravilloso y un Congreso que ha pedido tiempo muerto.