La columna

Tres estornudos

| |

Valorar:

Dicen que tres estornudos, resfriado seguro. También dicen -o decían- que el resfriado que llaman «común» no es susceptible de ser atajado con vacunas, porque los virus que lo causan -los rinovirus- son muy variables y se necesitaría mogollón de vacunas para tratarlos, y claramente, aunque no pertenezcamos al movimiento anti-vacunas, no podemos administrarnos tantos fármacos. Pero ahora nos vaticinan una vacuna efectiva contra todos los virus del resfriado común, y no se trata de ningún milagro ni de ninguna tomadura de pelo. Martin Moore, investigador de la universidad Emory, ha indagado durante tres años para dar con una vacuna que ha funcionado en macacos y que promete ser aplicada en breve a los humanos. La universidad Emory, dicho sea de paso, es como un hermoso -y grandioso- chalet de Atlanta, dedicado al estudio de la inmunología. Atlanta, por otra parte, es la capital de Georgia, en los Estados Unidos. Para atacarlos, había que encontrar algo que todos los rinovirus tuvieran en común, y con los descubrimientos de otro equipo de investigadores, este perteneciente al Imperial College de Londres, bajo la dirección de Gary McLean, se ha visto que las proteínas virales que se producen después del catarro común coinciden en todos los tipos de virus, y al parecer esta es la vía por donde atacarlos. Explicado de un modo primitivo, lo que ocurre es que todos los virus del resfriado necesitan una determinada proteína para protegerse y proliferar, de modo que un medicamento que actúe contra esa proteína evitará todo tipo de resfriados.

Se acabaron los tres estornudos, y los trescientos, si cabe. La gente seguirá diciendo, «Jesús» o «salud» cuando alguien estornude, pero ya no será cuestión de apartarse rápido por temor a que se nos pegue el catarro. Esto si somos prevenidos y nos vacunamos, cuando aparezca la vacuna. También habrá que tener en cuenta que del mismo modo que nosotros nos armamos contra los virus, por medio de la ciencia médica y otros remedios posibles, los virus evolucionan y se fortalecen para seguir proliferando en nuestros cuerpos, que son su medio de vida. Esta es la gran lección del ciclo de luchas y enfermedades que constituye la vida. Ya saben lo de que el pez grande se come al pequeño, y que para subsistir en este planeta los seres vivos necesitamos alimentarnos de otros seres vivos, a menos que seamos vegetales, es decir, fagocitar o ser fagocitados, porque lo de comer tierra todavía no tiene un futuro viable.