Supervan Family

Feminista ella y él

| |

Valorar:

Pienso que la única manera de hacer vivir un idioma es leyéndolo y después usándolo. Así que me fui a la biblioteca a agarrar un libro en catalán. Como no estaba el que quería aún, me llevé dos: una novela, y un manifiesto feminista de Chimamanda Ngozi Adichie. La autora, nigeriana, es escritora, novelista, y dramaturga. El manifiesto comienza a modo de carta a su amiga que acababa de tener una niña, y quería saber cómo educarla en el feminismo. Así que Adichie le sugiere 15 consejos.

Cuando me lo leí, también pensé en educar a mi hijo en el feminismo y revisé las sugerencias que plantea, de las que ya cumplo algunas.

1. Sé una persona plena. La maternidad es un don maravilloso pero no te definas únicamente por ella.

2. Hacedlo juntos. Las tareas del hogar se pueden hacer junto a tu pareja.

3. Enséñale a tu hija que ‘los roles de género’ no llevan a ninguna parte.

4. No practicar el ‘feminismo light’, emplea analogías como «él es la cabeza y yo el cuello» o «él conduce pero tú viajas en el asiento delantero». El bienestar de una mujer debe basarse en algo más que la benevolencia masculina.

5. Enseña a tu hija amor por los libros.

6. Enséñale a cuestionar el lenguaje.

7. Jamás hables del matrimonio como un logro.

8. Enséñale a rechazar la obligación de gustar. Su trabajo no es ser deseable, su trabajo es realizarse.

9. Dale a tu hija un sentido de la identidad. Enséñale a aceptar las partes de su cultura que son bellas y a rechazar las que no lo son.

10. Fíjate en cómo tratáis el tema de su apariencia. Anímala a practicar deporte. Feminista y femenina no está reñido.

11. Enséñale a cuestionar el uso selectivo que hace nuestra cultura de la biología como «razón» para las normas sociales. Las normas sociales las crean los seres humanos y no hay ninguna que no pueda cambiarse. Por ejemplo: el que lleve el apellido de la madre.

12. Háblale de sexo y empieza pronto. Dile que el sexo puede ser algo bello y que, aparte de las consecuencias físicas evidentes (¡para ella como mujer!), también puede tener consecuencias emocionales. Su cuerpo le pertenece a ella.

13. Llegará el amor, estate al corriente. Enséñale un lenguaje con el que hablar contigo de sexo y también del amor.

14. Al enseñarle sobre la opresión, ten cuidado de no convertir a los oprimidos en santos.

15. Háblale de la diferencia, es la realidad de nuestro mundo. La prepararás para sobrevivir en un mundo diverso.