Dietario

¡Es Catalunya, estúpido!

|

Valorar:

8-XI-19 Viernes

Cierra Casa Sexto por jubilación y Mahón pierde un referente culinario, el de una casa gallega de calidad contrastada. No habrá más empanada, ni lacon con grelos ni caldo gallego, ni tarta de Santiago ni su portentosa cerveza helada. Ya no podré saludar por las mañanas a José Sexto mientras prepara las mesas, ni a Cristina en las contadas veces que abandona la cocina, una inglesa master en fogones gallegos… Feliz retiro, amigo Sexto y gracias por los buenos ratos pasados en vuestra compañía.

9-XI-19 Sábado

«Si te dicen que tu madre te quiere, contrástalo», es la máxima periodística que sigue a rajatabla en su vida profesional el reportero norteamericano Seymour Hersh, reputadísimo periodista de investigación, free lance en ocasiones, a nómina del «New York Times» en la mayor parte de su vida profesional. Lo cuenta en «Reportero» (Editorial Península 2019), un apasionante recorrido autobiográfico por una profesión que ha sido parte importante de mi vida desde mi más remota infancia, en un interesante libro cuya lectura culmino en plena jornada de reflexión.

Seymour Hersh va desgranando sus fascinantes aventuras periodísticas desde los años sesenta por las catacumbas de los secretos de Estado, las matanzas en Vietnam, el caso Watergate, los crímenes de Estado, Cuba, Chile y sus más que decisivas aportaciones sobre las torturas de la cárcel iraquí de Abu Grahib, cuando las grandes cabeceras se podían permitir el lujo de mantener corresponsales de campo y sus periodistas no utilizaban jamás el «creo que». Periodismo de investigación, fuentes contrastadas, corresponsalías de campo y estrictos equipos de verificación de datos son los únicos antídotos que tienen las modernas democracias contra el auge de las «verdades alternativas», la manipulación de las redes y, en definitiva, los populismos…

10-XI-19 Domingo

Aperitivo baturro (dos mahoneses pata negra y dos mañas reforzadas por los dueños del local, también aragoneses) muy cerquita de nuestro colegio electoral, en la Explanada de Es Castell donde nos resguardamos de la desacomplejada tormenta: deliciosas croquetas de morcilla y jamón ibérico y excelente vino de Somontano. Acabamos de votar y comentamos la jugada. Inquietud unánime por unas encuestas que nos alejan de la moderación.

11-XI-19 Lunes

Comentaba el otro día la fascinación que me producen los seres revestidos de un aura maléfica, como la señora Cayetana Álvarez de Toledo, acerada siempre como un cuchillo toledano aun con su sonrisa taimada. Pues hay otros personajes que me producen una sensación semejante y son los que se convierten en el pim pam pum de tirios y troyanos, como ahora mismo Pedro Sánchez, a quien se culpa de todos los males de la patria por la repetición electoral. Pero no toda la culpa es suya, como demuestran los resultados: los electores han castigado más a los otros responsables principales del bloqueo, Unidas Podemos y sobre todo a Ciudadanos, un zombi político después de sus espectaculares e incomprensibles vaivenes ideológicos y tácticos bajo las riendas de un hiperventilado crónico.

Tampoco tiene toda la culpa Sánchez del estratosférico ascenso de Vox. Parafraseando a Clinton cuando espetaba aquello de ¡Es la economía, estúpido!, para explicar su victoria electoral sobre Bush padre, ahora podríamos exclamar ¡Es Catalunya, estúpido!, porque este espinoso asunto y no otros, el que crispa a los españoles y es el causante principal del ascenso del partidopatriótico’ que ha llevado a votantes incluso del PSOE (hay encuestas), a votar a esa derecha «sin complejos» que para arreglar el problema catalán propone aplicar un 155 permanente, ilegalizar partidos independentistas, enchironar a Puigdemont, Torra y tutti quanti y acabar de una vez por todas con el dispendioso estado de las autonomías, con lo que, en una sapientísima jugada, arreglarían también la economía... Tan sencillo todo que no sé cómo no se me ocurrió votarles.

13-XI-19 Miércoles

Fumata blanca por sorpresa. La prensa capitalina echa humo esta mañana. Aun con su punto de frivolidad por la premura y fanfarria, hay que celebrar un acuerdo que puede desbloquear la legislatura (aún no está todo el pescado vendido, y no va a ser fácil llegar a la investidura). Un pacto radical, bolivariano, clama la derecha mediática... ¿Y cómo llamamos a la entente PP-Cs-Vox ya vigente en comunidades y ayuntamientos? La orfandad de un partido de vocación auténticamente centrista proyecta una alargada sombra, pero es lo que hay… Oremos por el Seny con mayúscula.