Vía libre

El secreto está en el prefijo

| |

Valorar:

El Tribunal Superior de Justicia Europeo dictó sentencia en 2017 sobre las líneas de atención al cliente con sobrecoste y declaró su uso ilegal en servicios postventa de empresas. Entre estos números estaba el 902. El tribunal dejaba claro que el coste de una llamada de asistencia no podía superar el coste de una llamada a una línea telefónica fija geográfica o móvil estándar. Ahora bien, si las empresas ofrecían un número alternativo cuyo coste no superara el de una llamada normal, nada impedía que tuvieran también el de tarificación especial. Hecha la ley, hecha la trampa. El 902 se sigue usando y llamar con este prefijo sale más caro que hacerlo a cualquier otro número con prefijos provinciales. El teléfono caro es visible en contratos o en webs, permite una conexión rápida, y el otro aparece escondido o en letra diminuta. Y como tendemos a lo fácil pues muchas veces marcamos sin pensar en que hoy, ser consumidor o usuario, es caminar por un campo de minas. A ver cómo y cuándo te la cuelan.

También para llamar al médico y pedir cita el IB-Salut dispone del dichoso número, y las sorpresas, si hay esperas, vienen luego en la factura telefónica, sobre todo si se utiliza el móvil, porque esos números no están incluidos en ninguna tarifa plana. Una nueva iniciativa ciudadana llama a los usuarios a evitar marcar el 902 al llamar al IB-Salut y optar por el número con prefijo 971, cuestionando además que un servicio público opte por utilizar este tipo de teléfono.

En teoría solo call centers pueden obtener un beneficio directo de utilizar esos prefijos de tarificación especial, pero las organizaciones de consumidores denuncian que las operadoras incentivan su uso y que hay márgenes jugosos. Consumidores en Acción-Facua ha pedido que se abra una investigación al respecto. Lo inquietante es que sea la Administración pública la que haga uso de ese prefijo para algo tan básico como pedir cita médica. La Dirección General de Tráfico suprimió el 902 para atender las reclamaciones por multas tras la petición de Facua y un servicio como el de salud en Balears también debería hacerlo.