Vía libre

La noria a punto de detenerse

| |

Valorar:

El covid-19 como se ha pasado a denominar el coronavirus de Wuhan está más cerca. Lo que en la distancia de la crisis china parecían exageraciones lo estamos viendo ahora en Italia. Las primeras quejas de trabajadores en los aeropuertos españoles reclamando material también se consideraban excesivas. Cubrirse media cara todavía lo vemos aquí como algo carnavalesco pero en Venecia precisamente no están para bromas con el tema, se ha cancelado una de las celebraciones históricas y turísticas más conocidas de la ciudad italiana y el centro de la moda, Milán, donde hace muy poco empresas menorquinas de calzado exponían sus colecciones en la principal feria del sector, está paralizado. Cerradas escuelas, cines, teatros, suspendidos partidos de fútbol, hasta el mismísimo Armani realizó su desfile a puerta cerrada. En Barcelona la psicosis ya se cobró también una víctima, el congreso tecnológico Mobile.

El covid-19 no solo es una amenaza para la salud mundial, sino que puede ser la puntilla para la economía globalizada a la que nos hemos acostumbrado. Comer papaya de Costa Rica y bananas de Costa de Marfil, vestir ropa hecha en Bangladesh, viajar a precios de risa si se mira 30 años atrás.., en definitiva, una forma de vida a la que ahora parece imposible renunciar pero a la que un agente microscópico mantiene en jaque. Toda esa noria de actividad entrelazada puede paralizarse por el miedo, con consecuencias y pérdidas incalculables. Echen cuentas si ahora nos obligaran en Menorca a cerrar empresas, cortar comunicaciones, suspender eventos y podrán hacerse una idea de lo que están sufriendo nuestros vecinos italianos y la preocupación en la Unión Europea, que ayer mismo prometió 230 millones de euros para combatir el virus.

Si nos dejamos llevar por el pánico vamos a salir económicamente, y también en salud, perdiendo todos, salvo los señores fabricantes de mascarillas y líquido desinfectante. Ellos y los laboratorios que se encarguen de desarrollar y comercializar la esperada vacuna, en la que ya se está avanzando. Recordemos la crisis que generó la gripe A de 2009, nombrada pandemia por la OMS y que afortunadamente se superó.