El corona virus (Covid-19). ¿Qué debo saber?

|

Valorar:

¿Qué es el COVID-19?
Covidderiva del inglés COronaVIrus Disease-19, es decir, enfermedad por coronavirus-19, por haber aparecido a finales de 2019 en China, pero se ha extendido rápidamente a otros lugares incluida España y, en concreto, Menorca. Las personas con Covid-19 pueden tener fiebre, tos y dificultad respiratoria; estos problemas ocurren cuando la infección afecta a los pulmones y causa neumonía.

¿Cómo se propaga el COVID-19?

El COVID-19 se propaga principalmente de persona a persona, de forma similar a la gripe (aunque no es una gripe). Esto habitualmente ocurre cuando la persona enferma tose o estornuda cerca de otras personas. Los médicos también piensan que es posible enfermar si tocas una superficie que tiene el virus y después te tocas la boca, la nariz o los ojos. Lo que los expertos conocen hasta ahora es que el COVID-19 parece propagarse con más facilidad cuando la persona tiene síntomas; también es posible que esto ocurra sin síntomas, pero los expertos todavía no conocen como ocurre.

¿Cuáles son los síntomas del COVID-19?

Habitualmente, los síntomas comienzan pocos días después de que la persona se infecta con el virus, pero en algunas los síntomas tardan más tiempo en aparecer. Los síntomas pueden incluir: fiebre, tos, cansancio, dificultad respiratoria o dolores musculares. Aunque son menos frecuentes, algunas personas tienen otros síntomas como dolor de cabeza, dolor de garganta, moquera, o problemas con el gusto o el olfato. Algunos otros tienen problemas digestivos como náuseas o diarrea. La mayoría de las personas tienen síntomas leves o incluso ningún síntoma pero, en otras, el COVID-19 puede producir problemas graves como neumonía, sensación de falta de aire, problemas cardíacos, o incluso la muerte; esto es más frecuente en las personas ancianas o que padecen otros problemas de salud como enfermedades del corazón, del pulmón, diabetes o cáncer. Aunque los niños también se pueden contagiar, parece menos probable que tengan síntomas graves.

Si tienes fiebre, tos o dificultad respiratoria y podrías haber estado expuesto al virus, llama a tu médico de familia. Podrías haber estado expuesto si en los 14 días previos han pasado alguna de las siguientes situaciones: a) has tenido un contacto estrecho con una persona que tiene el virus (estar a menos de 2 metros de distancia), b) vives o has viajado a una zona con muchas personas contagiadas. Si tus síntomas no son graves, es mejor llamar al médico, el decidirá si necesita verte en persona. Muchas personas con síntomas leves sólo necesitan permanecer en su casa y alejadas de otros convivientes hasta que mejoren. Si estás muy enfermo y necesitas acudir al hospital con urgencia, es mejor que avises al equipo de urgencias del 061 y esperes a recibir instrucciones de ellos.

¿Necesitaré que me hagan pruebas?

Si tu médico sospecha que tienes COVID-19, podría tomar una muestra de la nariz o de la boca y enviarla al laboratorio para su análisis. Si tienes tos con expectoración, también podría tomar una muestra de moco. Estas pruebas detectarán si tienes el COVID-19 u otra infección. En algunos casos, el médico puede solicitar una radiografía del pecho o incluso una T.A.C. para conocer el estado de tus pulmones.

¿Cómo se trata el COVID-19?

No hay un tratamiento específico de esta enfermedad. Muchas personas tendrán que permanecer en su casa hasta que mejoren, pero las personas con síntomas graves tendrán que acudir al hospital. En este último caso, es posible que tengan que ingresarte en la Unidad de Cuidados Intensivos (U.C.I.) y si tienes mucha dificultad para respirar, es posible que tengan que conectarte a un ventilador, que es una máquina que te ayuda a respirar.

¿Se puede prevenir el COVID-19?

Hay varias cosas que pueden reducir la posibilidad de contagio y son especialmente importantes en las personas mayores de 65 años o con otros problemas de salud. La primera es lavarse las manos con frecuencia con agua y jabón o un gel hidroalcohólico. Evita tocarte la cara, especialmente la boca, la nariz o los ojos, permanece alejado de otras personas que tengan síntomas y, por último, evita las multitudes. Es muy importante limpiar con regularidad las superficies que se tocan con frecuencia como los mostradores, las mesillas de noche, los pomos de las puertas, ordenadores, teléfonos móviles o interruptores de la luz, así como las superficies del lavabo.

¿Cómo puedo hacer frente al estrés y a la ansiedad?

Es recomendable no ver continuamente las noticias, hacer ejercicio con regularidad (aunque sea dentro de casa) y comer alimentos saludables, busca actividades que te gusten y puedas hacer en tu casa y mantente en contacto con familiares y amigos. Es muy importante intentar no asustarse.

Para terminar, como dijo Alejandro Magno, y hoy más que nunca, Recuerda que de la conducta de cada uno, depende el destino de todos.

Alberto Torres Ruiz. Médico de familia