Dietario

Continuará...

|

Valorar:

3-IV-20 VIERNES
En este viaje que hemos emprendido hacia una dimensión desconocida surgen, como en toda aventura, situaciones curiosas y, a veces, incluso con un halo de misterio. Como el hecho que se hayan disparado las ventas de armas en EEUU a medida que crece el número de afectados en aquel país hasta hace poco negacionista de la gravedad de la pandemia… Como no sea que se trate de una truculenta iniciativa para agilizar la solución final de sacrificar a los abueletes infectados…

- Casado propone en el Congreso que las banderas ondeen a media asta… ¿Algo más?

- La cantidad de soluciones a posteriori de gentes poseedoras de una especial sapiencia epidemiológica. Lástima que no las dieran a conocer antes… (seguramente continuará).

4-IV-20 SÁBADO
(Continúa, por supuesto o «Sorprende y no sorprende»).

- Las constantes apelaciones al gasto público por parte de políticos que tienen por marca de la casa el repudio de todo intervencionismo del Estado. Aquí y ahora, muchos de ellos, liberales antiestatalistas reconocidos, parecen convertidos súbitamente al keynesianismo. Incluso en los confines del imperio, el mismísimo Trump se ha puesto a inyectar dinero público (vade retro Satanás) como un bolivariano enloquecido…

- Aunque los negacionistas más asilvestrados ya han plegado velas sobre la gravedad de la pandemia (Trump, Boris Johnson, Bolsonaro) a la que tildaban no hace tanto de gripe leve (gripesinha según el militar brasileño), aún queda algún peligroso iluminado como el presidente de Bielorrusia Aleksander Lukashenko, quien asegura que lo mejor contra el coronavirus es practicar hockey sobre hielo y beber vodka… ¿Qué hemos hecho los humanos para merecer estos líderes?...

En fin, me invadiría la melancolía si me pusiera a comparar a Pedro Sánchez con Felipe González, a Pablo Casado con Adolfo Suárez, a Pablo Iglesias con Carrillo, Arrimadas con Roca Junyent, y qué decir de Trump con Reagan o ¡Bush!... ¿Pactos de la Moncloa, dicen? ¿Con estos mimbres?

5-IV-20 DOMINGO
(Y sigue)

- Abascal no descuelga el teléfono al Presidente. Y es que, fino analista él, sabe perfectamente que ‘Sánchez’ es responsable de once mil muertes por el coronavirus y no tiene nada que hablar con él… ¿Traición socialista a los muertos, de nuevo?

- López Obrador el líder supremo de México, muy amigo de líderes cubanos y venezolanos, aconseja a sus súbditos su estrategia antivirus: escapularios de la Virgen.

Y mientras tanto, la paralizada Unión Europea (¿acabaremos entendiendo a los británicos?), sigue sin saber cómo ayudar a Italia y España y sin evacuar a los miles de refugiados que malviven en campos del Egeo sin apenas agua ni jabón, en tiendas de campaña misérrimas y con un potencial catastrófico si se desarrolla un foco infeccioso. Quo vadis, Europa?

6-IV-20 LUNES
Voy correteando por el jardín ante la errática mirada del cegato Allen, mientras escucho por la radio el aluvión de desgracias propiciadas por este horror del coronavirus y las múltiples encuestas de los periódicos más escorados a la derecha (no deja de sorprenderme la extremada y sostenida virulencia de «El Mundo»), lanzados en picado a demostrar que el gobierno español (social comunista, le llaman), es el campeón mundial de las imprevisiones e improvisaciones, un caso único de mala gobernanza en un mundo, una calamidad cósmica que choca con la clarividencia de los demás líderes/epidemiólogos mundiales en el tratamiento de la pandemia... (también continuará).

Me cuesta concentrarme porque la cabeza se me va constantemente a la UCI donde mi amigo doliente lucha denodadamente por su vida. Pero me llegan ecos del confinamiento de tanta gente, tanto tiempo sin salir de pisos minúsculos, de tanta gente sola (ayer «Es Diari» los cuantificaba en más de ocho mil en la isla). A veces coincido con mi vecino e intercambiamos unas palabras a través del seto sobre el privilegio de tener jardín, pero derivamos hacia los libros: en un piso minúsculo también se puede leer.

7-IV-20 MARTES
«En estos momentos todos tenemos que ser soldados disponibles para ayudar a Portugal a vencer con el menor número de bajas posible. Señor presidente, cuente con la colaboración del PSD en todo lo que podamos en este combate. Le deseo coraje, nervios de acero y mucha suerte, porque su suerte es nuestra suerte». José Sena, líder conservador de la oposición en Portugal, en el Congreso luso. A pesar de Mourinho, hoy me siento portugués…