Dietario

El otro virus

|

Valorar:

2-V-20 Sábado
«Son muy buenas personas, pero están enfadados» es el comentario que se le ocurre a Donald Trump para justificar que una turba de hombres armados con rifles de asalto irrumpiera en el Congreso de Michigan para exigir el fin de medidas coercitivas anti-contagio que ellos, amantes apasionados de la libertad (?), no toleran. Pero esto no viene de ahora sino del nacimiento del tea party, a partir del sector más radical del partido republicano, para oponerse a las medidas «social-comunistas» de Obama en materia sanitaria.

El coronavirus provoca la muerte de mucha gente, nos dice José Mª Lassalle, ex secretario de Estado de Cultura con Rajoy, pero añade: Y el virus neorreaccionario o NRx en sus siglas en inglés, desestabiliza a los gobiernos democráticos… El virus NRx es producto de los laboratorios ideológicos de la alt right anglosajona, (derecha alternativa activada por la cadena Fox News y por el estratega Steve Bannon desde su castillo italiano), que llevaría a Trump a la presidencia, y que sigue activa y beligerante. Ojo con los actuales movimientos extremistas en esta época de crisis y miedo porque van en serio, y lo hacen, según Lassalle, a partir de una eficaz combinación de miedo e ira. Emplean bulos, desinformación y narrativas futuristas y/o medievalizantes que hablan de conspiraciones globales (hay una cepa rusa del mismo virus, nos advierte el político-ensayista). Y ojo a un carajillo party al que no le gusta que le digan las copas que puede o no tomar antes de coger el volante (Aznar dixit)…

Solo una información seria y rigurosa a través de medios contrastados puede hacerles frente. Hoy es el Día Internacional de la Libertad de Prensa, pero, visto como se prostituye el concepto de libertad, quizá habría que conformarse con un día Día Internacional de la Honestidad de Prensa…

3-V-20 Domingo
Reconfortado por la imagen de la Plana de Cala Figuera y su joya, s’Illa del Rei después de cuarenta días sin poder contemplarla, y dolorido de subir y bajar cuestas desde Son Vilar, decido prescindir por un día de coronavirus, confinamientos y mensajes tóxicos en el WhatsApp y pasarme el domingo a la bartola, sin esfuerzo intelectual alguno. Así que expurgo algunos deuvedés largo tiempo confinados, de hecho, les tengo que quitar el celofán, y me dispongo a revivir la final de la Champions de 2009 en Roma, entre el Barça y el Manchester United. Mi mujer, que pasa por ahí, me toma el pulso por si me había dado un ictus por aquello de la sonrisa boba que se me ha debido quedar.
No contento con ello y, aún temeroso del whatsappeo de los feroces neo epidemiólogos que tratan de convencerme de que el confinamiento no ha servido para nada y que nuestro porco governo es el más porco del mundo, me dirijo a la sección de westerns, también largo tiempo confinada y extraigo la joya de las joyas, «Raíces profundas», de George Stevens, con el paticorto Alan Ladd enfrentándose al malo de los malos, Jack Palance y desplegando un juego de sutilezas amorosas con la señora casada Jean Arthur. ¡Qué bien se pasa lejos del móvil!

4-V-20 Lunes
Estoy de acuerdo con mi viejo amigo y compañero en lides periodísticas Juan J. Quetglas cuando critica las declaraciones a «Es Diari» de un empresario y, al parecer, también epidemiólogo, en las que cuestionaba el confinamiento «por ineficaz». Creo que las estadísticas de contagios y el nuevo clima de las UCI hablan por sí solas. Otra cosa es que se trate de una medida desagradable y gravemente lesiva para la economía, aspectos que nadie discute.

Cuando se instauró el retiro, recuerdo haber estado al borde del pánico por la galopante progresión de contagios y entradas en las UCI; ahora solo estoy preocupado por un desconfinamiento atolondrado que provoque un rebrote. Y es que me temo que nuestro sentido cívico no sea como el sueco (la fiestecita de Ifema con participación de autoridades y público en general, invita al escepticismo).

5-V-20 Martes
Escucho por la SER al catedrático de Derecho Constitucional, ex ministro de Justicia y buen amigo nuestro y de Menorca, Tomás de la Quadra, quien razona la necesidad de la prórroga del Estado de Alarma para controlar mejor el desconfinamiento, pero avala también que la oposición ponga condiciones… Y es que el mando único no está para aumentar el poder político sino el de coordinación con las comunidades autónomas que son las que tienen la responsabilidad de gestión en materia sanitaria. Y no es de recibo decidir en solitario el viernes, comunicarlo el sábado a la ciudadanía y montar luego el paripé con las comunidades el domingo. Prórroga sí, pero con condiciones razonables parece ser la mejor opción. Esperemos que haya seny.

6-V-20 Miércoles
Bienvenida al seny, señora Arrimadas, y feliz parto.