Supervan Family

El agua de mar cura

| |

Valorar:

No voy a insultar la inteligencia de quien sabe más que yo. Pero, déjenme que, pese a mi ignorancia, lance preguntas al aire. ¿Cómo que no se puede ir a la playa? Pero si es naturaleza y campo abierto. No estamos hablando de un recinto cerrado y con aire acondicionado. Estamos hablando de un medio natural donde se pueden guardar distancias más que suficientes entre las personas que vivimos aquí en esta Isla. Hay otras aguas mediterráneas que no digo que no haya aglomeración, pero considero que en cada comunidad o territorio se podrían autogestionar estas cosas que no son comparables a otros lados.

No sé si es un hecho científico pero de siempre he escuchado que el salitre, el mar lo cura todo. Evidentemente y por desgracia no va a curar la dichosa covid-19, pero estoy convencida que las personas somos lo suficientemente responsables para guardar las distancias, y la higiene y no nos tengan que controlar el baño. Faltaría más, sería vergonzoso.

Hay países como Alemania que ya se han manifestado en la calle, sin mascarillas y sin guardar la distancia, indignados de las medidas de confinamiento. Imprudencia, seguro no por manifestarse, que es un derecho, sino por no hacerlo con medidas de protección. Pero están hartos de esta situación.

Y me imagino que están hartos porque no hay información suficiente, y eso da pie a elucubraciones, y pensamientos conspiratorios. Hay personas que piensan en petit comité que esto es una engañifa; otros que es culpa del 5G; otros que es EEUU quien ha creado este virus desde un laboratorio; otros piensan que hay un guerra fría económica y es China quien lo creó para desbancar el liderazgo económico mundial de los americanos. Y otros no se creen que hayan sido los animales exóticos que lo hayan transmitido. La cuestión es que no se sabe ciertamente cuál es el origen de este virus. Y están muchos cabreados por cómo ha desestabilizado la estructura y rutinas capitalistas. Y el cercenamiento de las libertades. El dinero ya no circula y las fronteras se han cerrado para todos.

Esta pandemia es un duro golpe en tiempos de pobreza. Hay familias, y lo que más me duele con hijos, que están sufriendo el no tener trabajo, y no tener alimentos de primera necesidad en casa. Y para más inri, no se pueden permitir enfermar.

Esta pandemia, que en un principio nos encerró a todos en casa y consumiendo lo justo, ahora en este ‘desconfinamiento por fases’ se va viendo lo que hay debajo de la alfombra coronavirus: desinformación y desigualdad.