Con derecho a réplica

Un mono aporrea mi teclado

|

Valorar:

Obedeced malditos, obedeced. ¿Pero es que acaso no veis que tenemos encima una pandemia? Sed sumisos y no os cuestionéis nada. Que tenéis la jodida manía de haceros preguntitas. No veis, criaturitas de un dios que pasa de vosotros más que Homer Simpson de comer lechuga, que no lo vais a entender. Sencillamente seguid las órdenes barra prohibiciones que os imponemos, y ya veréis que si nos dais toda vuestra libertad a cambio de seguridad, la cosa va a ir como la seda. Sí ya sé, qué picajosos sois, que lo mismo os dijimos en marzo y vosotros cumplisteis sumisos y callados, y nosotros en cambio ni contratamos más personal sanitario, ni preparamos los hospitales, ni… vamos, resumiendo que no hicimos una mierda porque estábamos muy liados con las cosas de ricos y poderosos y no podíamos perder el tiempo con la chusma que no sabe comportarse, que hay que decirlo todo ya.

Y ahora venís con que si Madrid hace guetos de pobres, con que frente a los problemas en lugar de más Educación, más Cultura, más Sanidad y medidas sociales más justas lo que hacemos es daros porrazos en la cabeza… ¿Cómo? Sí hombre, porque que tu lo digas, cómo íbamos a darle porrazos a los del barrio de Salamanca, no ves que esos tienen pasta gansa y mucho poder. Además, van muy bien vestidos y huelen a césped de jardín con piscina y no a vagón de metro donde vais hacinados como sardinas en lata. Si es que es para reírse, los autoproclamados humildes, gente sencilla, gente trabajadora, tenéis unas cosas que no entiende nadie. Encima que os dejamos salir de vuestro pisos patera para que vengáis a limpiar nuestras casas y así podáis rozar in situ el lujo que solo veis por televisión, andáis todo el día refunfuñando porque el mundo está muy mal repartido y todas esas porquerías que os meten en la cabeza los rojos, los ateos, las feministas, los del lobby Lgtbi, los ecologistas y toda esa gentuza de la peor calaña.

Haceros liberales ya de una vez y veréis lo bien que dormís por la noche. No os dais cuenta de que la conciencia es un lastre para progresar en la vida. Haceros un listado de grandes hombres que han amasado inmensas fortunas, veréis como en todos ellos la conciencia brilla por su ausencia. Además, sois muy afortunados por preocuparos solo por sobrevivir, no sabéis la de quebraderos de cabeza que trae el tener billetes a cascoporro. ¿A que vosotros no tenéis miedo a que os ocupen el piso zulo en el que vivís? Pues eso, todo felicidad.

Mira que os damos opciones. A ver, podéis compraros una bandera y envolveros en ella, ya veréis como nadie os toca y con suerte prosperáis dentro de algún partido fascista de esos a los que ponemos toneladas de maquillaje en nuestros medios de comunicación para que parezcan demócratas serios. Menuda maquinaria de propaganda hemos creado, ni Don Draper y sus Mad men nos llegan a la suela de nuestros zapatos italianos.

Y ahora os vais a leer al pusilánime articulista ese que escribe desde la islita de Menorca y siempre os llama «queridos lectores» a que os suelte frasecillas de la película «El club de la lucha» (1999) del tipo: «No somos nuestro trabajo. No somos nuestra cuenta corriente. No somos el coche que tenemos. No somos el contenido de nuestra cartera. No somos nuestros pantalones. Somos la mierda cantante y danzante del mundo». El muy miope se cree que así mueve alguna conciencia… pero ¿qué haces?... ¿por qué me echas?... Vale, no empujes, ya me voy.

Pido perdón, pero un mono sin cerebro estuvo aporreando mi teclado. Feliz jueves.

conderechoareplicamenorca@gmail.com