Supervan Family

Clooney y la medianoche

|

Valorar:

De una entrevista siempre puedes aprender. Desde el personaje más anónimo al más famoso. Algo que cuenta te despierta las neuronas. Esto me ha pasado recientemente con la entrevista del último número de XL Semanal, 1.735, con George Clooney en portada. Un hombre que destaca, para mí, por su inteligencia. La he leído, me he reído mucho y he vibrado. Firma la entrevista Max Fellmann. Y es que el papel tiene ‘algo’ que no le puede robar la pantalla. Tengo subrayadas varias cosas, de la entrevista, pues me sirven para mis cosas de comunicación y mentoría. Y ¡para la vida misma!

Clooney va a cumplir 60 años, y muchas personas que rondan esa edad ya se permiten el lujo de ser como son sin importarles las consecuencias de la pesada -a veces- espiral de la opinión pública. Me pregunto por qué los humanos no lo hacemos antes. Por qué no nos comportamos sin tener que demostrar nada, simplemente siendo nosotros. Está en la edad en que no necesita demostrar que es actor, simplemente sale a actuar.

Mientras lees la entrevista tienes la certeza de saber cómo interpreta la vida George Clooney, de una manera natural, libre, optimista, y con mucho humor. Padre de dos mellizos de tres años, declara que en su juventud siempre estaba dispuesto a fracasar mientras intentara luchar por sus sueños, el de ser actor. Y lo consiguió. Lo que no quería era verse a los 65 años sin haberlo intentando y después arrepentirse de no haberlo hecho.

Un hombre que por lo que cuenta ve el vaso medio lleno. Cree en la justicia, admite que se hace mayor y no esconde sus arrugas en las películas. Sobre todo la última en la que hace de director y actor, «Cielo de Medianoche». Una película, que como tantas otras, pasará bajo mascarilla pandémica mientras la humanidad no se vacune en masa.

Que ‘placeraco’ de verdad haber leído esta entrevista. ¿Sabían que se corta el pelo solo? Lloro de risa. Son de estas respuestas chispeantes que te sacan de tus neuronas grises. Pues sí, además hizo una apuesta con él mismo a ver cuántos periodistas se lo preguntarían, pronosticó unos 25 y fueron 10 más de lo esperado. A lo que Fellmann le responde si no teme que no lo tomen en serio. Y qué responde George, «a mi edad que me tomen en serio no es mi necesidad más urgente». ¡¡Genial, brillante, sublime!!

¡No me digan que no se puede aprender de una entrevista! Suelta más perlas en las cinco páginas. Lo mejor es cuando responde con ejemplos que ha vivido en primera persona: con directores, familiares como su tía la cantante o su padre, y hasta con el mismísimo Donald Trump.