Supervan Family

Súper poderes

|

Valorar:

Un día de estos quiero despertarme con los poderes de Wanda, la bruja Escarlata de Disney+. Sus predecesoras podrían ser Embrujada, y Mary Poppins. Qué mujeres más fantásticas, y maravillosas. Bellas por fuera, y por dentro tienen el maravilloso poder de chascar los dedos y hacer todo lo que se proponen con la mente y, se hace. Desde hacer la habitación, comida, colada, planchar, hasta enyesar paredes... uf, lo que se conoce como «roba tiempo». Si te acompaña la economía amiga, amigo, enhorabuena. Si no, hay que incluir estos quehaceres rutinarios en la agenda de la gestión del tiempo.

La ciencia avanza, y el ser humano, pues no. O muy lento. ¿Por qué no tenemos súper poderes? Entiendo que si nos dieran esa herramienta súper, mega maravillosa, seguramente algún individuo la mal utilizaría. Pero ya que nos ponemos a imaginar, serían súper poderes solo específicamente para hacer cosas que nos ayuden a gestionar mejor el tiempo y poder disfrutar de tu trabajo, de tu familia, de tu ocio, y de ti misma.

¿Han visto la nueva serie de La bruja Escarlata y Visión? La recomiendo. Me imagino a los guionistas americanos de Marvel disfrutando ideando una posible realidad. Mi soñada fantasía. Lo curioso, en estos cuatro capítulos por ahora los estereotipos están muy marcados. Ella, Wanda, usa su poder por ahora de puertas para dentro en la mayoría de los casos. Y para echar un capote a las torpezas de su marido. Es la que maneja y lidera. Mientras que él, Visión, sus poderes los utiliza de puertas para fuera, y cuando lo hace no es que sea preciso. Va haciendo lo que puede en el día a día.

Sí, tengo predilección por estas superheroínas con educación, maternales, y con un estilo muy chic. Vamos que podía ser un buen espejo en el que mirarse.

Mi realidad es bien diferente, escribo esta columna entre piezas de ropa que me esperan para ser planchadas. Mis peques están a la espera de que les haga la cena. Y bla, bla, bla, más cosas que hacer, pero hay que cortar, porque si no lo haces caes en la tentación de enlazar los días sin noches.

Y sí, estas cosas que te ‘roban el tiempo’ debemos reflejarlas en el planning general de la semana, para aprovechar al máximo el día, y sobre todo tus prioridades. Así que estoy aprendiendo a mejorar y rentabilizar mi tiempo. Animo a todas aquellas personas que no llegan a todo, a que gestionen el tiempo y descubrirán una herramienta lo más parecida a un superpoder de heroína, o de héroe. Cada uno, una lo hará a su estilo de vida, pero ayuda un montón. Y después como todo hay que hacer de la norma, hábito. Y cuando adquieres tus rutinas todo anda sobre ruedas. Y recuerda que el planning que te hagas siempre lo puedes cambiar, el tiempo es tuyo y lo gestionas tú.