Així mateix

El testigo que miente comete un delito

|

Valorar:

Según parece, se les hace muy difícil a los dirigentes del PP de la época de Aznar o Mariano Rajoy, venir a decir ahora que reconocen una contabilidad paralela a la oficial, después de que los grandes mandamases del partido se hayan empecinado en afirmar lo contrario. Sin embargo, a la ciudadanía sí que le siguen llegando datos que así lo corroboran, por ejemplo los exparlamentarios del PP Luis Fraga, Jaime Ignacio del Burgo, Eugenio Nazarre y el gerente del PP Cristóbal Páez, que han declarado al Tribunal que les tomó declaración, que recibieron el dinero en metálico que figura en los papeles de Bárcenas, y además, lo que no deja de ser llamativo, es que no haya ni rastro de esas cantidades en la contabilidad oficial, lo que indicaría que al estar en los papeles del ex tesorero, no podían a la vez figurar en la contabilidad oficial, lo que habría sido ya una metedura de pata monumental. Me refiero naturalmente a una contabilidad que iba ser fiscalizada por el Tribunal de Cuentas como una operación respetuosa con la Ley, que sin embargo hoy, causa el lógico malestar en la ciudadanía, que sí que declara religiosamente lo que percibe.

Aznar y Rajoy niegan una y otra vez que en el PP hubiera mientras ellos estuvieron al frente del partido, ninguna caja B ¿Después de la sentencia del Supremo que lo confirmó, sigue pensando que no existía una contabilidad paralela? Dijo un abogado dirigiéndose al Sr. Aznar. No he conocido ninguna contabilidad paralela en el PP, dijo, solo he conocido la contabilidad oficial, la que se remitía al Tribunal de Cuentas. No seré yo quien les contradiga, pero ateniéndome a lo que es vox populi, por estar además publicado en letra impresa, para el caso nada más y nada menos que en la portada del diario El País, jueves 25 de marzo de 2021, donde se afirma que: «Aznar y Rajoy niegan la caja B que funcionó 19 años en el PP». Me imagino que ya habrán interpuesto la correspondiente querella si lo publicado es falso.

Aznar y Rajoy niegan la contabilidad opaca, para más adelante venir a decir que nunca controlaron las cuentas del partido, afirmación que en mi opinión no parece la mejor manera para luego afirmar ni honestidad ni culpabilidad, sobre unas finanzas de las que afirmaron que no controlaban, lo que viene a ser lo mismo que decir que desconocían. Supongo que lo que no ignorarán es que hoy lo de la caja B viene avalado por dos sentencias judiciales, varias pruebas y múltiples testimonios.

Al hilo de lo negado, permítaseme señalar que la mentira es un derecho de los acusados, pero cuidado, pues por contra, la verdad es un deber de los testigos. Si Aznar y Rajoy comparecían como testigos, estaban obligados a decir verdad, aunque respecto a eso, tengo un dato demoledor, las condenas por falso testimonio son excepcionales, tanto es ello así, que en España, solo se da un caso cada 13.000 juicios. No tengo más remedio que llegados a este punto, decirles que son ustedes muy dueños frente a este dato de pensar lo que ustedes quieran. Un conocido cantautor español, dice en la letra de una de sus populares canciones que: «Hay mentiras que ganan juicios».

Un detalle que me ha descompuesto es ver como en una cuestión tan importante para la tranquilidad de la ciudadanía ¿cómo es que se tomó declaración telemática? Recuerdo que tuve que ir tres veces al juzgado al no hacerme cargo de un papel del mismo que era para unos vecinos; yo ignoraba que estuviera obligado a cogerlo, cuando además sus destinatarios estaban en la casa pero no quisieron abrir a la Autoridad Judicial.

Lo recordarán ustedes, a mí al menos me viene ahora a la memoria, cuando se afirmó en televisión que en Irak había armas de destrucción masiva. Después de miles de muertos y dejar un país en ruinas, otros ya habían reconocido su error, alguien sin embargo, seguía aquello de sostenella y no enmendalla. No parece que para la ciudadanía, sea el mejor aval para creer ahora que nunca hubo una caja B.