Asseguts a sa vorera

De ganar y perder

|

Valorar:

¿Qué significa ganar? El saber popular ha hecho que creamos que para ganar tienes que llegar el primero, o la primera, a meta; ser el que consigue la mayor puntuación, aciertos o números de logros, independientemente de que seas el mejor en lo tuyo. Ganar, en mi opinión, no es más que la consecuencia de tus actos para conseguir tus objetivos.

Por ejemplo. Si entrenar para llegar el primero a una carrera, la disciplina, la constancia y el sacrificio serán más eficientes en tu lucha que, por ejemplo, decir que eres el mejor y confiar en tus capacidades y habilidades innatas sin trabajarlas. Mientras lees estas líneas estoy corriendo, de nuevo, la Ultra Sierra Nevada, una carrera de 100 kilómetros a pie y con 6.000 metros de desnivel positivo. Una burrada, vamos.

Sin necesidad de ser el más rápido en cruzar la meta y ni siquiera sin saber seguro si la voy a terminar, yo ya siento que he ganado. Hace unos meses me fijé este objetivo, entrené para ello –quizás no lo suficiente y eso es lo que estoy discutiendo ahora mismo mientras tú lees esto, amigo lector y yo voy sumando kilómetros-, y enfoqué todo lo que en mi día a día podía afectar a ese objetivo de la forma que me aportase de cara al reto y eliminando lo que me apartase de lograrlo.

Todo lo que he conseguido hasta ahora me ha hecho sentir bien. He cambiado y mejorado hábitos que han conllevado sentirme estupendamente y, además, perder algo de peso. Por ello, desde este viernes, a las 22 horas, cuando tomé la salida, lo único en lo que me estoy centrando es en disfrutar para intentar conseguir una medalla que decore una estantería y la sensación que se vive en los diez malditos segundos en la alfombra final. Y, por supuesto y sobre todo, sumar una experiencia más que me llene todavía un poquito más la vida.

Aunque no lo entiendas, sin correr, yo ya he ganado. Disfrutaré hasta límites dolorosos y me enfadaré conmigo mismo. También negociaré para no retirarme recordándome que soy un maldito privilegiado porque mi lucha no es nada en comparación con otras luchas que son mucho más importantes y para las que desde aquí envío un fuerte abrazo. Como te decía, llegar el primero en una carrera no es más que la consecuencia de una serie de acciones con una exigencia determinada. Y yo, sin correr, ya me siento un ganador, que jamás llegará el primero.

Ojalá más ganadores y ganadoras consigan lo mismo en su particular carrera.

dgelabertpetrus@gmail.com