Con derecho a réplica

En la Luna no sopla la tramontana

|

Valorar:

Todo se va a acabar definitivamente, pero todo todo, y ya tenemos fecha, será dentro de 5.000 millones de años cuando el Sol explote y licue todo el Sistema solar, parece que será un jueves, ese día no publicaré artículo, y el margen de error que manejan los científicos es de máximo tres días. Así lo afirma el discípulo aventajado de Stephen Hawking y gran divulgador científico, Cristophe Galfard, en su libro «El universo en tu mano».

Supongo que de aquí a entonces tendremos varias desescaladas y restricciones nuevas cada semana, varias tertulias en los medios donde se blanqueará al fascismo, varias quejas del tito Florentino Pérez para que le dejen hacer un mundo donde solo vivan los ricos, varios realities de Tele Circo donde se humille a quien sólo busca fama y dinero olvidando su dignidad, varios billones de litros de cerveza consumidos, varios reyes que huyan de nuestras fronteras, unos cientos más de hoteles rurales en Menorca y unos cuantos payeses menos, y no sé cuántos trillones de especies extinguidas por obra y gracia de la perniciosa y ambiciosa mano humana. Pero sólo lo supongo, porque ya saben que haciendo pronósticos soy una falla continua, para que se hagan una idea, queridos lectores, yo era de los que pensaba que con el tema de la pandemia nadie, absolutamente nadie, pondría en duda la imperiosa necesidad de mantener una Sanidad pública, y ya ves tú.

Y no me sirve eso de que el hombre buscará una salida lejos del planeta, como montar colonias en la Luna, ya sabemos que en nuestro satélite más poético no crece ni una lechuga por más que allí no las queme la Tramontana, además, si recordamos el párrafo primero que acabamos de leer cuando el astro rey explote no quedará del Sistema Solar más que una nube inmensa de polvo cósmico que ríete tú de la que se lía cuando se rompe un tubito de purpurina dorada encima de un jersey negro.

¿Venga Cabezas, no seas pesimista algo habrá más allá del Sistema Solar? Según nos cuenta el bueno de Cristophe Galfard lo más a tiro que tenemos es nuestra galaxia vecina de Próxima Centauri (me suena como si el que la descubrió hubiera llamado a su hermana para decirle: «hola guapi, he descubierto Centauri», perdón por la tontería). Si pudiéramos mandar a algún intrépido hasta allí y nos llamara por teléfono para contarnos lo que ve, la señal tardaría en llegar a la Tierra cuatro años y dos meses y otro tanto para que a él le llegue nuestra repuesta ( más o menos lo que tarda el médico de cabecera en atendernos ahora). A ver, si nos ponemos nerviosos cuando Google tarda en cargarse más de un segundo, cómo vamos a soportar una conversación telefónica con ese retardo, imposible, ni el Dalái lama en la más profunda de sus meditaciones tiene tanta paciencia.

Así que vayan organizándose bien su tiempo porque «esto es todo amigos» como nos decía el cerdito Porky de los dibujos animados. Bueno, insistirán los más ingenuos de los optimistas, 5000 millones de años dan para mucho. No se crean, al ritmo que veo llevar su día a día a muchas personas, puede que sí, aunque imagino que antes que ver el final del Sol verán un sibilino infarto. En cambio, si abrimos una cerveza fresquita y divagamos sobre la inmensidad del Cosmos con un amigo, el tiempo pasará volando, y quizás en el último sorbo levantaremos la cabeza al cielo y veremos un mágico, e irrepetible, espectáculo de colores con millones de explosiones. Ya saben, cada cual a su ritmo, y respetando al de al lado. Feliz jueves.

conderechoareplicamenorca@gmail.com