Con derecho a réplica

Qué pereza que dan

|

Valorar:

Pues es una noticia de broma, pero denle tiempo a estos extraños tiempos y podrá hacerse realidad, lean conmigo queridos lectores: «A una mujer le da un calambre en su pierna derecha y recibe una factura de la luz de 300 euros». Hay unos poquitos, muy poquitos, que se están forrando con toda esta mafia del suministro energético, a esos poquitos se lo pusieron a huevo regalándoles las compañías los mismos que luego acabaron en sus consejos de administración cobrando una pasta gansa por rascarse los pies, y aquí seguimos los pringados de turno pagando con un riñón, un pedazo de alma y todo nuestro sudor, la vida de lujo que se pegan estos personajillos. Ahora bien, los liberales de turno, y los neoliberales más salvajes, dirán que esto es el mercado amigo y que cualquier intervención del Estado es comunismo puro y duro y perjudica al ciudadano, vamos que si un gobierno interviene para abaratar la luz poco más que es como abrir checas y poner estatuas de Stalin en cada plaza de pueblo, mas patéticos ya no se puede ser.

Porque a estos neoliberales kamikaces les parece perfecto que se ponga el dinero de todos para rescatar bancos avariciosos- creo que el adjetivo sobra por redundante-, o autopistas que mientras daban pasta eran para uno solo, pero cuando dio perdidas las pagábamos todos, así como montarse cientos de chiringuitos privados con el dinerito de nuestros impuestos, es sí, eso sí que les vale. Pero amigo en cuanto se habla de banca pública, o de subir el sueldo mínimo unos eurillos, ahí ya ponen el grito en el cielo y sueltan sus monsergas económicas como si fueran grandes sabios de Delfos que están en posesión de la verdad verdadera, y si por lo que sea se te ocurre rebatirles sus soflamas inhumanas y carentes de toda ética, te tachan en cero coma de bolchevique, rojo, o cualquier otro insulto añejo sacado del baúl de su Historia distorsionada. Se creen tan modernos para algunas cosas y son tan carcas para todo.

Y ese discurso machacón y omnipresente se apoya en frasecitas motivacionales que rozan la gilipollez del tipo: «querer es poder», «nunca dejes de perseguir tus sueños» y demás chorradas por el estilo. Vamos a ver ‘señoros’, que muchas veces por más que se quiera no se puede porque las cartas de la vida están repartidas de pena, es más algunos sin merecerlo lo tienen casi todo y otros currándoselo a tope no consiguen más que miserias, porque no todos arrancamos de la línea de salida en las mismas condiciones. Que haya que repetir cosas tan obvias es agotador, pero ya sabemos que aunque el bueno de Descartes soltará su «pienso luego existo», hay bastantes que existir, existen, pero lo de pensar como que no va con ellos. Y otros que sí que piensan, y mucho, pero digamos que no idean nada bueno ni por equivocación. Que pereza que dan, pero que caro que nos salen.

Y aquí estamos dándole caritas enfadas y dislikes porque nos están crujiendo con la luz, la cesta de la compra y los precios de la vivienda, y no nos quedaremos ahí, daremos caritas sonrientes y un montonazo de likes a todos los que hagan un meme ingenioso, o cuelgue alguna frase que nos ayude a ser positivos y emprendedores incansables, pues menudos somos nosotros.

Para terminar no me queda más que recomendarles la lectura de mi próximo libro titulado: «Me tenéis hasta las orejas clasistas de mierda y ya no os aguanto ni en pintura», donde explico con claridad como practicar la noble virtud de la paciencia ante cualquier situación. Feliz jueves de las no fiestas de Maó.

conderechoareplicamenorca@gmail.com