«Búscame gente que lo esté pasando mal». Con esta declaración de principios le entró una periodista estrella de Telecirco a un voluntario que trabaja con las personas desalojadas de sus casas porque la lava las ha engullido. Y el voluntario la grabó, y además el tipo, muy inteligente, le preguntó a la ‘periolista’ si toda la publicidad que iban a facturar hurgando en el morbo y jugando con las emociones de las personas que han sufrido tan tremendo drama, iba a ser donada a esas personas. Ante una reacción tan coherente, tan de sentido común, la sujeta se bloqueó, y balbuceó unas excusas que nadie se traga.

Una vez más, queridos lectores, la información de una gran tragedia, como la que viven muchas personas en la isla de La Palma, está teniendo una cobertura mediática que da bastante asquito. Una vez más la ética periodística se ha ido al carajo y no permiten que la verdad, y la honestidad, a la hora de informar, les estorbe en busca de un titular, un clickbait, o un aumento de visitas que les ayude a hacer caja. El morbo vende, ya lo sabemos, las noticias más leídas en las redes siempre son las de sucesos chungos, y también sabemos que los medios tienen que facturar, nos hemos acostumbrado a no pagar por la información y así nos va.

Por no hablar, bueno sí, lo vamos a hacer, de los ‘tertulianocos’ televisivos que hasta antes de ayer eran epidemiólogos expertos y en dos días se han hecho doctores en geología y máster en vulcanología, menudo espectáculo más triste. Y suma y sigue, no podían faltar los negacionistas de los volcanes, la lava debe ser un complot de los lobbies Lgtbiq+ , y la tierra ruge por culpa de los emigrantes que pisan muy fuerte, o de los okupas que se meten en los cráteres, o de las feministas que se han vuelto locas, ni volcanes ni pandemias, igualdad.

Y por si faltaba alguien a esta fiesta tan divertida llega un rey, que sospecho que no ganó la plaza por oposición, y nos suelta que «todos tenemos que ayudar». Claro que sí guapo, lo mismo va a ayudar un mileurista que comparte piso porque su sueldo no le llega ni para pipas, que una realeza que tiene a un cazador de elefantes viviendo a todo tren con sus amigos los jeques, vean qué curioso, aquí no hay xenofobia, si vienen en patera son moros de mierda, si viene en jet privado, o yate de lujo, son nuestros amigos los jeques. No se flipe majestad, si alguna corona de las que existe en pleno siglo XXI quiere ayudar, que recorte gastos y venda algo de patrimonio, que seguro que llega para construir más de las 500 casas que, de momento, ha destruido el volcán.

Son la leche, cuando las cosas van bien, es su mérito, y no reparten ganancias ni a empujones, pero amiguitos, cuando la cosa se tuerce la tenemos que arreglar entre todos, no sé, pero para mí que son neoliberales ultracapitalistas a la hora de repartir beneficios, y muy comunistas a la hora de repartir pérdidas, vaya vacilón que llevan, es alucinante. Si se gana, todo para mí, si se pierde te aprietas tú el cinturón, un poco más, total qué más te da. Como decía aquel lema del 15 M, «cómo me voy apretar más el cinturón, si tengo los pantalones por los tobillos».

Y poniendo la guinda, no podía faltar el bobo de turno que se saltó el perímetro de seguridad y se grabó tocando una roca de lava con la que se quemó la mano, y el tipo lo cuelga bien igual, oye, que una mano quemada no te impida un buen puñado de likes. Y ahora vas y con estos mimbres te haces una cesta. Es lo que hay. Feliz jueves.

conderechoareplicamenorca@gmail.com