El repaso a la actualidad es una de las tradiciones informativas al finalizar cada año. Un balance de lo bueno y de lo malo que ha acontecido a lo largo de doce meses, ese recorrido por las noticias que coloca todo en su sitio, ordena los acontecimientos, guarda todo metódicamente en los cajones de la memoria colectiva, que alguien en algún momento futuro abrirá para recuperar hechos, en imágenes, sonidos o palabras. Estas últimas han competido por ser la más popular, la que más espacio ocupó en 2021 en los medios de comunicación.

La Fundación del Español Urgente (FundéuRAE) eligió el pasado 29 de diciembre la ganadora, y no hubo grandes sorpresas, de las doce candidatas (entre ellas por ejemplo desabastecimiento, metaverso, criptomoneda, cámper y fajana) designó vacuna. Es una vieja palabra recuperada, con su significado actual figura en el diccionario de la Real Academia de la Lengua desde 1914, pero sin duda la pandemia la trajo de nuevo a la actualidad y cobró valor no solo en el ámbito científico y sanitario sino también en el social, político y hasta económico, porque solo con ella se ha podido recuperar cierta normalidad.

La vacuna ha dado y dará que hablar y escribir, es tema estrella de toda tertulia y genera opiniones de todo tipo. Pero en su elección influye además su interés lingüístico, por ejemplo, que de un solo término hayan nacido otros que nos han acompañado durante el segundo año de pandemia, palabras derivadas como vacunación y antivacunas, o neologismos como vacunódromo y vacubús. En 2019 la palabra elegida fue emojis, porque estos pequeños iconos se han ganado un espacio en la comunicación diaria. ¡Qué poco imaginábamos que un año después, en 2020, la palabra ganadora iba a ser confinamiento! La Fundéu hace años que implantó esta iniciativa tan interesante, porque muestra que el lenguaje está vivo, al servicio de los hablantes, y como las palabras describen y registran nuestra realidad.