Acaba de emitirse la factura del último mes emitida el 25 de febrero por la compañía eléctrica Endesa con la que tenemos contrato, cuyo importe (a igualdad de consumo que el mes anterior) es 5 veces más alta pasando de unos 200 € a más de 1000 €.

Efectuada una reclamación telefónica la persona de atención al cliente argumenta que las tarifas han variado recientemente (nadie ha comunicado dicha modificación) y además alega que el conflicto con Ucrania ha subido los costes... Absolutamente vergonzoso que una compañía de este nivel utilice argumentos tan peregrinos para intentar justificar lo que posiblemente es un error en el proceso de facturación o en el proceso de medición de los consumos.

Seguramente nuestro caso no es el único y afectará a muchos otros consumidores en situación similar.

Nuestra sociedad no puede aceptar que se nos trate de una forma tan poco solidaria por empresas casi monopolísticas    en momentos difíciles como los que estamos atravesando.

Es necesario una toma de conciencia colectiva para reivindicar nuestros derechos como consumidores y que no se nos trate como borregos.

Esperemos que se atienda nuestra reclamación adecuadamente.