Bueno, queridos lectores, creo que va siendo hora de aceptar algunos hechos nos gusten o no, veamos: la comercial, pero divertida, fiesta de Halloween se ha comido, en cuanto a celebración, a la festividad de Todos los Santos, al menos entre la gente joven que prefiere disfrazarse y echar unas risas antes que visitar un cementerio, aunque ojo, ambas cosas son compatibles, e imagino que los habrá que vayan por la mañana a honrar la memoria de sus muertos y por la tarde se pongan unos colmillos de vampiro y se vayan de fiesta, creo que todo cabe. Y no es incompatible comerse unos nachos con guacamole que parecen vomitados por una calabaza con ojos y de postre unos ricos buñuelos con azúcar o miel. Respeto, cada uno que celebre lo que le dé la gana.

Lo que ya me cuesta más respetar es otro hecho que tenemos que asumir por más que nos duelan los ojos cuando lo vemos, los fabricantes de croquetas congeladas y precocinadas no van a dejar nunca de sacar abuelas en sus anuncios. Se puede ser peor persona..., podrían dejar a las abuelas de este país en paz, las croquetas industriales se parecen a las de una abuela como un huevo a una castaña, como la velocidad al tocino, como un disco de Bertín a la música,  como el periódico de Inda al periodismo. Joder, un poquito de publicidad honesta, un poquito de respetar a los consumidores, un poquito de capitalismo amable… ay, perdón, vaya gilipolleces que digo, lo que no puede ser no puede ser y además es imposible (perdón por el pleonasmo).

Otro hecho que debemos asimilar, cuanto antes mejor, es que todos, o casi todos, estamos un poquito de la olla. A ver el contexto es muy mierdoso, si no es una pandemia será una guerra, si no es un volcán será una sequía, si no es el reggaetton será el trap, si no es una foto con filtros en Instagram será una chorra coreografía en Tik Tok, el caso es que nos fusilan la cabeza con escenarios distópicos a todas horas, ni cagando se descansa, debería estar prohibido por ley llevarse el móvil al wáter, esa ley sí que sería necesaria y no la antidemocrática ley mordaza que aun no han derogado a pesar de que lo prometieron un millón de veces. Es una pena, pero se están consumiendo ansiolíticos como si fueran Lacasitos (publicidad gratuita), es un poco como: «ya que no podemos cambiar este sistema tan tóxico, nos drogamos para soportarlo», más o menos.

Noticias relacionadas

Otra cosita que debemos aceptar, con rabia pero aceptar, es que los datos no vencen al relato, me explico después del punto y seguido que pongo justo ahora. Los datos objetivos importan una mierda, lo importante es machacar con algo, a base de mentiras, para alcanzar el objetivo que buscan, poder básicamente, un ejemplo a bote pronto: España es uno de los países más seguros del mundo, datos de Eurostat, pues si uno ve a las seudoperiodistas estrellas y divas de la mañana esto parece Kosovo en 1998. Recuerden cómo se lo curraron durante años para que la gente se tragara que tenía un rey campechano y honrado y no un monarca fiestero y ladrón de tomo y lomo, ahí lo tienen. Ya verán, dentro de unos años, cuando se desclasifiquen los papeles del que ahora llaman «el preparado», la de cositas turbias que saldrán, tiempo al tiempo.

Nos vamos, es un hecho que estos artículos no van a cambiar el mundo, madre mía, se imaginan, qué súper poder más chungo, no podría pegar ojo; ahora bien, también es un hecho que el ratito tan bueno que paso con ustedes compartiendo paridas y reflexiones no me lo quita nadie. Lúpulo y feliz jueves.

conderechoareplicamenorca@gmail.com