Quizás no sea muy original decirlo pero aún así lo diré: no envejecemos sino que evolucionamos. La verdad es que no recuerdo quien cobra los derechos de autor de esta frase pero al parecer ha tenido fortuna especialmente entre quienes nos la creemos. El otro día se la oí decir a Keith Richards de forma jocosa mientras anunciaba la aparición de un nuevo disco y planificaba nuevas actuaciones. Y creo que es verdad. Envejecer es solo otro escalón procesal de la evolución del hombre. La vitalidad, cualquiera que fuese, subsiste a la edad y no acaba a unos años determinados. Puede que la física mengüe, pero evoluciona la mental. Y se solidifica.

Personalmente nunca me he planteado vivir sin actividad alguna. No soy de los que dicen «cuando me jubile no voy a dar golpe». Pues no. Cuando deje de cumplir un horario laboral seguiré maquinando, creando y aportando si la evolución del cuerpo entabla íntima amistad con la salud porque no deseo jubilarme de la actividad. No quiero esperar el final siendo improductivo e inactivo. Pero Dios dictará.

La evolución no solo se plasma en las personas sino también en los lugares. Pensaba en esto el pasado puente de Todos los Santos tomando una copa en el nuevo Joe’s de la Plaza Gomila en Palma de Mallorca. Esta plaza es un ejemplo de zona que evoluciona y no quiere envejecer y morirse de tristeza y pasividad a las que parecía estar destinada después de años de abandono. La recordada plaza y su zona de El Terreno eran en los años 60 y 70 el centro de todo el cosmopolitismo de la ciudad. Todo pasaba en sus bares y locales. Y ahora me alegra que por fin viva una metamorfosis    que    va a representar su evolución hacia el futuro bajo la denominación de «Proyecto Gomila».

Eso da pie para recordar los momentos de gloria del citado Joe’s (donde manufacturaban los mejores Martinis de Palma), su vecino el Bar Bellver, los pubs Don Gomilo, Chufo, El Patio, y especialmente para los que nos gustaba el rock, el Chotis, al final del callejón off square… el cosmopolitismo del Mam’s (siempre lleno de nórdicos), el humilde Lolas, el Mónaco... O la discoteca Sgt.  Peppers donde tocó Jimi Hendrix dos años antes de morirse (¡aquel «Red house» bestial!) y que estaba ubicada en un rincón de la plaza del emblemático Hotel Mediterráneo, hoy convertido en viviendas. Eran los tiempos del grupo Z-66 con Lorenzo Santamaría y sus «Noches de blanco satén» quien luego abrió, él mismo, un local tipo hawaiano en Joan Miró, a pocos metros de Gomila y justo en frente del Hotel Victoria.

El Terreno, en las faldas de Bellver (cuyas calles empinadas me recuerdan las escaleras en cascada de Montmatre o al barrio de Le Panier o al de Notre Dâme de la Garde y la Corniche en Marsella) siempre fue centro de artistas e intelectuales pero evolucionó en su tiempo hasta convertirse en el centro del ambiente palmesano de aquella época. Pues bien, hoy la zona bulle con construcciones de nuevas viviendas y locales (recomendable el restaurante Brutus). Un lavado de cara que va a acabar con la mala imagen que tuvo en los últimos decenios. El grupo inversionista de Gamper bajo la dirección del estudio de arquitectura GRAS del amigo Guillermo Reynés (que también trabaja con Virgin de Richard Branson en la renovación de un Hotel de lujo en una finca de Banyalbufar y que en 2018 ya fue considerado uno de los 40 mejores arquitectos europeos emergentes) están obrando el milagro. La zona evolucionará hacia la modernidad sin perder su tradición ni ascendencia. Enhorabuena. Evolución positiva.

Notas:

1- «Piqué se ha ido, pero todo el mundo quería echarlo». (S. Sostres).

2- Desesperación en Manco per Menorca: El escándalo de Milà ha destrozado la próxima campaña electoral de su débil candidato al Consell insular. La prensa cumple al denunciar la incompetencia, la mentira y el chanchullo. Es «un déficit de cultura democrática» considerar lo contrario. Enhorabuena.

Noticias relacionadas

3- Oferta del PSOE a Puigdemont: «Preséntate ante la justicia española a cambio de un indulto y una reforma/rebaja del delito de sedición». Respuesta momentánea: no. Pero siguen las negociaciones.

4- La vigencia de Mahón: «Existen dos maneras de ser engañados: una es creer lo que no es verdad, la otra negarse a aceptar lo que sí es cierto». (Kierkegaard)

5- Al modo de Meloni ¿Quién dirá en España «soy mujer, soy española, soy madre y soy católica»?

6- Consell: Repartir vales compra es asentar la pobreza; y la humillación como forma de vida.

7- Por favor, si alguien divisa un fondo europeo en Menorca háganoslo saber. Es urgente. Gracias.

8- Corrupción: el 3 por ciento sigue veraneando en Fornells. Como si nà.

9- La compra de votos ante las próximas elecciones degradan la democracia. So sad.

10- No, no y no a la ejecución sumarial de la «Aguja de la giganta» de la amiga Nuria Román en Mongofra. Ya forma parte de la personalidad menorquina.