Hay que ver las cosas que pasan. Cojamos un día como hoy, 20 de noviembre, y echemos la vista atrás. El primer problema será seleccionar algún acontecimiento que, desligado de su contexto, nos dirá más bien poco. Todo tiene antecedentes y consecuencias. Un hecho aislado no es nada. Lo importante es el significado que tenga para nosotros. Cada uno hará su lista personal y transferible, aunque se la quede para él solo.

Veamos algunas de las cosas que han ocurrido otros 20 de noviembre, pequeñas islitas en el océano del tiempo.

En el año 284, en Roma, Diocleciano es elegido emperador. Persiguió a los cristianos pero no consiguió acabar con ellos.

En 1490, en Valencia, Joanot Martorell publica su libro de caballería Tirant lo Blanch.

En 1917, Ucrania se convierte en una república.

En 1936, en la prisión de Alicante es fusilado José Antonio Primo de Rivera (fundador de la Falange Española).

Once años después, en 1947, se casan en la abadía de Westminster (en Londres) la princesa Isabel de York y el teniente Felipe Mountbatten, Duque de Edimburgo.

El 20N de 1975 murió Franco y fue enterrado, hasta que Pedro Sánchez lo resucitó.

En 1985 sale a la venta la versión 1.0 de Microsoft Windows. La revolución tecnológica lo ha cambiado todo y lo seguirá haciendo.

Y hoy mismo, 2022, empieza en Qatar la Copa Mundial de Fútbol. Seguimos con el «pan y circo» de los romanos.

Noticias relacionadas

Como ven, el mundo y el balón seguirán rodando, a pesar de todo.