Sorprende y no sorprende

Que a pesar de la suspensión del programa de actos de Carnaval...

Valorar:
Gemma Andreu

QUE a pesar de la suspensión del programa de actos de Carnaval, los vendedores del Mercat des Claustre de Maó no quisieran dejar huérfana esta tradición y el sábado acudieran a su puesto de trabajo disfrazados de pollito. Un paréntesis de buen humor tras un año difícil que los clientes habituales del centro comercial supieron agradecer.

QUE los carteles de «SOS Turismo», la campaña que se inició el viernes promovida en Menorca por Ashome, se estén colocando también en las fachadas de bares y restaurantes.

QUE la delegación diocesana de Pastoral de la Salud aplace, por las restricciones de la pandemia, la Pasqua del Malalt organizada con motivo de la Jornada Mundial del Enfermo.

QUE el éxodo masivo de los funcionarios de Justicia que se vivirá a partir de este mes evidencie, una vez más, la falta de menorquines que opositan para los servicios del Estado.