‘Gerret’ a pesar de los temporales en el mar

ibiza |

Valorar:
preload

Los clientes de las pescaderías locales se sienten muy satisfechos con la calidad del producto autóctono. Epifanio y su compañera nos muestran orgullosos la cigala y el gallo, o bruja, ibicencos en su puesto de Carmen Fiona en el Mercat Nou de Ibiza.

10-03-2018 | E. C.

Después de asistir la semana pasada la la IV Fira des Gerret en Santa Eulária, con un éxito apabullante, no podíamos dejar de hablarles de este pescado que sale de las aguas pitiusas y que, dada su versatilidad y su buen precio, debería estar en las mesas ibicencas. El gerret se pesca todo el año con redes de arrastre. Sin embargo, desde hace el mes de noviembre, los pescadores artesanales de Ibiza y Formentera luchan contra las condiciones meteorológicas y aprovechan las pocas treguas que nos está dando el mar este año para pescar con cariño y llevar a las tiendas al rey del gerret que se pesca con artet, «que es el que se coge en las algas al trasmallo», y que estará disponible en las tiendas que expenden pescado local hasta el mes de abril, «cuando se acaba el frío». Y es que según nos cuenta Epifanio Martín, de Pescados Carmen Fiona en el Mercat Nou de Ibiza, «los gerrets de arrastre son de peor calidad porque este sistema de pesca golpea mucho el pescado y sale de la mar en peores condiciones».Y así lo podemos comprobar in situ en el número puesto número 104 de unos de las mejores plazas de Ibiza. El aspecto de los gerret de artet es mucho mejor y sus precios no difieren mucho, ambos están por debajo de los 10 euros el kilo esta semana.

Y es que el gerret (Spicara smaris) es un pescado abundante en el mar Mediterráneo. De tamaño pequeño, no más de 20 centímetros los ejemplares machos, es uno de los más apreciados en Ibiza y Formentera a pesar de las espinas que asustan a muchos, pero que por su poca envergadura y al ser finas no suponen mucha incomodidad al comerlo. Además el gerret, a pesar de ser pescado blanco, es muy sabroso, «muy parecido al del pescado azul», y nutricionalmente es una fuente excelente de ácidos omega 3. Aunque la mayoría en Ibiza lo consumen frito con tomate, a la brasa o escabechado, es uno de los ingredientes principales de uno de los platos más consumidos en los hogares más tradicionales de la isla en estas fechas: El arròs amb gerret i pinya de col, receta tradicional donde las haya en la cocina pitiusa de Semana Santa y que en la actualidad se prepara durante todo el invierno.

Nuestro anfitrión de hoy, Epifanio, no duda en darnos la receta que es una de las favoritas en su familia durante el invierno: «Se sofríe el gerret con cuatro ajitos. Se sofríe la coliflor en esa salsa retirando los ajos. Se echa el arroz y se cubre con un caldito de gerret corto que hemos preparado previamente con cabezas y ejemplares más grandes, (se puede utilizar otro caldo de pescado pero no queda igual). Cuando falten 5 minutos para que esté el arroz se ponen los gerrets previamente fritos y ya estará listo». Este plato es una comida de cuchara como nos cuenta el paradista «se come la coliflor junto al arroz y de vez en cuando se coge un gerret y se come como si fuera un boquerón, evitando la espina». Tomamos buena nota para hacerlo en casa y le recomendamos hacer la prueba a los que no lo conozcan ya que «la mezcla del caldo de gerret con la coliflor tiene un sabor tan bueno que es el plato preferido de muchos niños».

niños». Además del gerret, y a pesar del vendaval, hoy nos hemos encontrado unas preciosas cigalas, de alrededor de cuarto de kilo la pieza, que son una maravilla para cualquier experto en marisco y que nos hacen la boca agua. Solo a la plancha con un poco de ajo y perejil serán las reinas en mesas de alto standing, después de que los titulares de los llaüts de la isla las hayan sacado del mar con mucho mimo. Algunos ejemplares de San Pedro, «que se pescan durante todo el año», también aparecen en el mostrador de Carmen Fiona con su piel brillante y dispuestos a entrar en el horno acompañados de una rica patata ibicenca. Unas hermosas y blancas brujas, «que en la península las llaman gallos», son otros de los ejemplares que han hecho llegar hasta aquí los pescadores. Fresquísimas pescadillas ibicencas con su carne blanca y sabrosa, que se adquieren casi siempre pensando en niños y mayores. Sirvias que se servirán en rodajas y a la plancha con un buen acompañamiento de ensalada o verduras y, como no, los estupendos rapes ibicencos que se utilizan en guisos o sus colas para hacer un sabroso caldo…

Pescado ibicenco que a pesar del temporal los hombres de la mar, que todavía quedan en Ibiza, pescan para nosotros con todo el cariño y que luego los mercados tradicionales como el Mercat Nou de Ibiza, Es Mercat en Santa Eulária o el Mercado de Sant Antoni ofrecen a sus clientes de toda la vida y a los visitantes que quieren saborear Ibiza de la mejor manera posible: en sus platos. Bon profit.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.