Colomer: «Desde que en 2008 creé la empresa Showsibiza y me hice autónomo soy como un superhéroe, no me he vuelto a poner malo»

Valorar:
preload
Albert Colomer: «Desde que en 2008 creé la empresa Showsibiza y me hice autónomo soy como un superhéroe, no me he vuelto a poner

Albert Colomer: «Desde que en 2008 creé la empresa Showsibiza y me hice autónomo soy como un superhéroe, no me he vuelto a poner.

20-03-2018 | DANIEL ESPINOSA

El polifacético Albert Colomer es de esas personas que te deja con la boca abierta. Primero porque este gerundense, que está tan encantado en Ibiza que no se mueve ni con agua caliente, nos hizo pasar un rato repleto de risas, bromas y chascarrillos en Es Jardins de Fruitera y porque, después, para pasar la prueba que le convierte en Sardina Negra nos hizo un truco de magia para todos los espectadores del programa de Televisió d’Eivissa i Formentera con el que aún estamos alucinados. Le demos las vueltas que le demos, aún estamos pensando en cómo lo hizo. Una sorpresa que, como dijo un famoso torero, se puede definir en dos palabras... Im-presionante.

—¡¡Qué ganas teníamos de tenerle por aquí!! Por poco no le cogemos. Con todo lo que usted trabaja...

—(Risas). Gracias. Pues sí. ¡¡Y oye, que yo también tenía muchas ganas de que me invitarais!! De hecho tengo un hueco en una pared de mi casa con un marco en el que hay una gran interrogación esperando al diploma de Sardinas Negras. (Risas).

—Antes de todo. Usted que se dedica a hacer felices a personas de todas la edades... ¿Es complicado hacer reír?

—Pienso que no. Al final la gente, sea cual sea la edad que tenga, tiene necesidad de desconectar y echarse unas risas. Eso sí, en ocasiones puede ser más difícil de lo normal porque depende mucho del momento y de las circunstancias que esté viviendo cada cual.

—¿Y a los niños?

—Tampoco. Para mí es fundamental reírnos siempre y ponerle una sonrisa a todas las cosas, sean buenas o malas, y sin importar la edad que tengamos.

—¿Pero entre los padres y los niños con quien se queda?

—(Risas). Pues es complicado. No, en serio, los niños son geniales y la mayoría de los padres también. Eso sí, aunque no lo quieran ellos son más serios.

—Es usted una de las personas más polifacéticas del mundo mundial. Incluso del Universo en general... ¿Cuándo decidió dedicarse a este trabajo?

—Bueno puede ser. Hago muchas cosas. Soy el guerrero de la limpieza, el árbitro en la guerra de tomates entre cartagineses y romanos en Sant Antoni, hago espectáculos en hoteles, soy mago... Sí, la verdad que son muchas cosas. Bueno, pues yo soy un tío de Banyoles, un pueblo de Girona, que tras hacer espectáculos por toda la costa de Girona, Mallorca, Menorca y Canarias llegó a Ibiza en 2001. Aquí a conocí a mi pareja, Pepa, una tía tan estupenda que ha conseguido que de aquí no me saquen ni con agua caliente. (Risas)

—En nuestra isla es conocido sobre todo por Showsibiza. ¿Cuánto tiempo lleva con la empresa?

—Pues desde 2008. Creo que desde entonces no he vuelto a estar malo nunca más porque soy autónomo.

—Entonces es todo un superhéroe... como todos los autónomos...

—(Risas). Sí, pero en Ibiza es lo que hay. En verano hay que buscarse la vida para no parar de trabajar durante seis meses y luego en invierno, cuando todo baja, buscar cositas un poco más ligeras para seguir subsistiendo.

—La primera vez que le vi estaba haciendo de árbitro en la batalla de tomates entre cartagineses y romanos que organiza todos los años l’Associació Sociocultural de Cartaginesos i Romans en Sant Antoni. Me quedé impresionado con su papel. ¿Cómo lo hace para coordinarlos a todos en cada edición?

—(Risas). Es verdad. Es una salvajada muy divertida a la que le tengo mucho cariño y, por eso, mando un fuerte abrazo a la asociación por contar conmigo todos los años. Pues lo peor son las ansias de la gente por empezar a tirarse tomates. De hecho, creo que para ellos soy demasiado pesado porque sólo quieren que me calle para empezar. (Risas). Esta batalla está genial, pero creo que se podría desarrollar y explotar aún mejor si tuviera más ayudas por parte de las instituciones.

—Es muy atractiva, ¿pero no cree cada vez va menos gente vestida de época? Creo que ese uno de sus grandes alicientes.

—Puede ser. Pero es difícil porque cada vez quiere participar más gente y al final siempre se te cuela alguno que no respeta las normas o que, desgraciadamente, va más pasado de lo que sería conveniente.

—¿Se imagina que en las batallas entre Asdrúbal Barca y el general romano Cneo Cornelio Escipión hubiera estado usted ahí controlando todo? Hubiera sido genial...

—(Risas) Pues a lo mejor hubieran pensado lo mismo que en Sant Antoni... ¡¡A ver si se calla este tío ya!! (Risas)

—Cambiando de tema. Hay muchos niños que nos preguntan por El guerrero de la limpieza. Nos preguntan si se cambia de traje igual que Superman, en un cabina.

—(Risas) Hago lo que puedo. Me cambio rápidamente porque vengo ya aprendido de un espectáculo que tengo en el que me cambio de personaje cada minuto. Pero bueno, también hay un poco de magia para pasar de ser Albert a El guerrero de la limpieza.

—El caso es que es un personaje genial.

—Eso es cierto. Desde aquí he de dar las gracias a IMAM Comunicación y a Herbusa por darme la oportunidad de hacerlo. Creo que lo más importante es todo lo que estamos consiguiendo con los niños a nivel de concienciación medioambiental. Poco a poco estamos logrando que sepan que no es bueno que sus padres tiren colillas al suelo o en la playa, que no se puede ir conduciendo y fumando, que cada contenedor tiene un color distinto para echar la basura o que, por ejemplo, las toallitas, una vez que se usan se deben de guardar y no tirar al suelo.

—Es verdad porque se de algún padre que nos ha comentado todo lo que aprende su hijo...

—Es cierto. Incluso alguno me ha dicho que está un poco hasta las narices de El guerrero de la limpieza. Y eso es bueno porque se ve que el mensaje llega.

—También nos preguntan si el guerrero y Chicletín son como Batman y Robin...

—(Risas) Pues se podría decir que sí. Tenemos una relación muy amistosa y eso es porque Chicletín es genial. De hecho su lema, ‘no me pegues’, tiene un doble mensaje, el de que no hay que pegar los chicles a las mesas o a las paredes y el de acabar con el bullying que desgraciadamente está ahora muy de moda.

—¿Sigue con sus espectáculos de animales? A los niños les encantaba...

—Ya no tanto como antes porque ahora hay una sensibilidad por parte de algunos ayuntamientos muy grande. De hecho, en Sant Antoni ahora es complicado hacer espectáculos con serpientes, aves rapaces o loros a pesar de que tienen todos los permisos por parte del Consell d’Eivissa para trabajar con ellos. Eso sí, en algunos espectáculos privados y en Cala de Bou o Puig d’en Valls siguen estando conmigo.

—El caso es que usted es capaz de hacer casi de todo... le hemos vestido incluso de monja...

—¡Es verdad! Eso es en el espectáculo Albert The one man show. Es mi niña bonita porque lo llevo haciendo muchísimos años durante todos los días de la temporada de verano y porque en ella soy capaz de hacer en muy poco tiempo todo tipo de personajes como Michael Jackson, Tina Turner, Amy Winehouse, Frank Sinatra, Liza Mineli, Blancanieves y por supuesto la monja.

—No se puede ser más camaleónico...

—Puede ser pero también me ayuda mucho mi suegra Esperanza a la que aprovecho para mandar un beso enorme. Es encantadora y es la encargada de hacerme todo el vestuario de mis shows. De hecho, ella siempre bromea diciéndome: «Jamás pensé que acabaría haciendo un vestido de mujer para mi yerno». (Risas)

—Y también trabaja para el público inglés. ¿Cómo se hace reír a los británicos además de con una pinta?

—(Risas). Pues tienen más sentido del humor del que parece. Además, afortunadamente, yo trabajo para un público muy especial ya que son familias de ingleses que no tienen menos de 50 años. Son familias enteras y no tienen nada que ver con el turismo, digamos basura, que nos llega en otros lados. Además, a ellos les encanta reírse de sí mismos y eso siempre es muy importante en la vida.

PEQUEÑA BIOGRAFÍA

Albert Colomer Constanseu nació el 8 de septiembre de 1975 en Banyoles, Girona. A los 17 años empezó a trabajar en animación turística por hoteles de toda España (Lloret de mar, Almería, Cerler, Andorra, Menorca, Mallorca o Tenerife). Llegó a Ibiza como encargado de animación de una cadena hotelera en 2001 y aquí es donde creó su espectáculo Albert The One Man Show. En 2006 después de que su sobrina le hiciera un truco de magia se inició en este mundo y en la actualidad ofrece espectáculos de magia para niños, adultos, empresas. También tiene una faceta de presentador de eventos donde combina la magia y el humor para amenizar las veladas. En 2008 fundó su empresa Showsibiza.com donde ofrece una amplia variedad de espectáculos y todo tipo de eventos.

A FONDO

✎ UN LIBRO. Cualquiera de magia

✎ UNA PELÍCULA. Cualquiera dirigida por Clint Eastwood

✎ UNA SERIE. Blindspot

✎ UN GRUPO. Bruce Springsteen

✎ UN COLOR. Negro

✎ UN PLATO DE COCINA. Arroz de matanzas

✎ UN DEPORTE. Fútbol

✎ UN VIAJE QUE NUNCA OLVIDARÁ. México el año que pasado

✎ UN LUGAR DE LA ISLA DONDE SE PERDERÍA. Can Micolau, casa de mis suegros

✎ UNA MANÍA. Ser perfeccionista

✎ UN DEFECTO. A veces sólo pienso en trabajo

✎ UNA VIRTUD. Ser perseverante

✎ UN SUEÑO POR CUMPLIR. Que las instituciones de Ibiza nos ayudaran a montar un festival con magos de todo el mundo

✎ ALGUIEN A QUIEN ADMIRE. A mi pareja

✎ TE HUBIERA ENCANTADO SER... Manu Gon

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.