Diez reglas antes de adquirir una mascota

| ibiza |

Valorar:
preload

22-03-2018

Unos de los problemas más frecuentes que nos encontramos los veterinarios clínicos en las consultas de cachorros son las quejas de los nuevos propietarios acerca del comportamiento, tamaño, suciedad, olores y destrozos que llega a producir ese perrito o gatito tan mono que compraron o le regalaron en su día. Y es obligación de los que nos dedicamos a ellos, el asesorar no sólo en problemas de salud, sino también en conducta y educación, para que la relación sea lo más feliz posible. Pero también es responsabilidad del nuevo propietario el asesorarse antes de adquirir cualquier mascota para ver si va a ser capaz de ocuparse adecuadamente de ella.

Estos diez consejos ayudarán a saber si su elección es la más adecuada a su tipo de vida.

1.- Estar seguro de que el animal de compañía elegido se adapta a su modo de vida actual y futuro.

Tener en cuenta el tamaño que va a llegar a tener de adulto, no es lo mismo tener un perro de menos de diez kilos que uno de cuarenta, sobre todo a la hora de viajar con ellos.

Además si por lo que se decide es un perro, tener en cuenta que les gusta salir a dar un paseo al menos tres veces al día, por lo que deberán disponer del tiempo suficiente para ello. Muchas de las quejas luego vienen por los destrozos que hace el cachorro en la casa, y lo que siempre se recomienda es ejercicio suficiente, ya que luego se portará mucho mejor al llegar a casa. Si lo que tiene pensado es hacerse con un gatito, tener en cuenta que pueden utilizar los muebles como postes para arañar y requieren un sitio dentro de la vivienda para hacer sus deposiciones.

2.- Debe ser un propietario responsable, no se puede cansar de su gatito y pensar que será perfectamente capaz de vivir en la calle porque ya hay otros que lo hacen. Tampoco sería correcto permitir que nuestra perrita se cruce porque la experiencia es muy bonita y luego no saber que hacer con los cachorros. Ellos necesitan de nuestro cuidado y protección durante toda su vida, y más al llegar a edades avanzadas.

3.- Los animales de compañía tienen unos gastos que debe ser capaz de asumir. Precisan cuidados de salud de rutina como las vacunaciones, las desparasitaciones, analíticas sanguíneas, odontología y algunas cirugías recomendables como son las castraciones. Sin embargo, la mayoría de los propietarios coinciden en que cualquiera de ellos da más de lo que puede costar.

4.- No compre nunca un animal de compañía por capricho. Puede que al pasar por delante de una tienda vea un perrito o gatito encerrado dentro de la jaula y el impulso nos haga entrar y comprarlo sin tener en cuenta la responsabilidad que ello implica.

5.- Si piensa en la opción de adoptar un animal de algún albergue o protectora, pregunte antes por la causa que ha originado el abandono en caso de tratarse de un perro adulto. Por mucha pena que le de, si no a tenido experiencia previa como propietario, no coja nunca ningún animal conflictivo pensando que usted es capaz de hacerlo mejor que su anterior dueño. Si es un cachorro infórmese del tamaño que llegará a tener, sobre su carácter, el tiempo que lleva abandonado o su origen. Es importante también conocer el estado sanitario del animal y si las vacunas y desparasitaciones se encuentran al día.

6.- Si lo que desea es un animal con fines de exhibición o reproducción trate directamente con criadores con buenas referencias y especializados en la raza elegida, exija información y garantías sobre posibles problemas genéticos y pida ver a alguno de sus progenitores.

7.- Si tiene intención de comprar un animal de una raza determinada, consulte a un veterinario por lo que se refiere a posibles problemas asociados a determinadas razas. Por ejemplo si lo que desea es un Shar-pei o un Bulldog, deberá asumir los problemas de piel y respiratorios, si le gustaría tener un gato persa sabrá que tendrá que cepillarlo a diario, o si lo que quiere es un Pointer o un Braco como animal de compañía tendrá que proporcionarle el ejercicio adecuado para que no se aburra en casa y se dedique a masticarle los muebles o sus propias patas.

8.- Infórmese del precio que es aceptable pagar por una raza determinada. Desconfíe tanto de precios excesivamente bajos como excesivamente altos. Hoy en día es muy frecuente el comercio de cachorros con países del este de Europa que vienen muy malas condiciones sanitarias y a muy bajo precio. Recuerde que por mucha garantía que le den en una tienda, cada cachorro es único e irremplazable.

9.- Nada más adquirir su nuevo cachorro, concierte una cita con su veterinario llevando toda la información que le han proporcionado sobre él. El veterinario es el profesional adecuado para asesorarle sobre alimentación, programas de salud preventivo y educación y comportamiento de su cachorro.

10.- Si después de lo dicho anteriormente usted sigue interesado en adquirir un animal de compañía, ¡enhorabuena! La mayoría de los propietarios piensa que merece la pena.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.