Oficio de Sant Sebastià

Palma |

Valorar:
Esteban Mercer - Entre amigos

Joan Guaita no faltó a su cita con el santo.

E.M.
Esteban Mercer - Entre amigosEsteban Mercer - Entre amigosEsteban Mercer - Entre amigosEsteban Mercer - Entre amigosEsteban Mercer - Entre amigos

No había otra cosa que hacer, lo raro como les decía la semana pasada es que ningún alto cargo político del Ajuntament acudiera al Ofici de Sant Sebastià representando a los ciudadanos devotos del Patró de Palma, más en este año de peste. Es una falta de respeto no solo a los ciudadanos que les han votado y son creyentes, sino a toda la ciudad que en circunstancias normales habría celebrado bailes y verbenas.

El oficio no estaba ni en el programa y Sant Sebastià es una fiesta religiosa le pese a quien le pese. Sí estaban las Pink comandadas por Laura Estarás, que saca la fiesta de donde no hay nada que sacar. Este año la repicó sus campanas para agradecer a las cofradías su apoyo a la fiesta, aunque este año haya tenido que ser desde casa y de forma virtual. Fue precioso escucharlo desde el interior. Tras la eucaristía nos acercamos a ver el brazo incorrupto de Sant Sebastià que estaba custodiado por preciosos ramos de flores.

Allí me encontré con las que no faltan a ninguna celebración palmesana, las mujeres de la Cofradía Pink. En este caso era una pequeña representación, ya que debido a las restricciones no se pudieron presentar las casi 100 cofrades que la forman, pero estuvieron allí Laura, Lucila Siquier, Marta Dezcallar, Isa Mir, Eva Albarrán, Lidya Pérez y Arantxa Ormaechea, que miraban con nostalgia el brazo recordando las fiestas de años anteriores.

A la salida pudimos hacerles una foto, eso sí, con distancia de seguridad y mascarillas, que no están los tiempos para dejarlo todo en manos del Santo. Las quiero tanto que las besaría con mascarilla incluida.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

De momento no hay comentarios.