Explosión de amor

Palma |

Valorar:
Esteban Mercer - Entre amigos

Kiko Balaguer y Francina Galmés.

Kiko Balaguer y Francina Galmés se conocieron casi por un capricho del destino, en agosto de 2015 y desde entonces no se han separado ni un día. Iniciaron un camino juntos, cómplice, muy vivo, envuelto en viajes, amigos y proyectos de presente y futuro.

Se casaron y se lo contamos en octubre de 2016, un día bañado de luz y alegría y rodeados de su gente más querida. En 2018 nació Nicolás. Ese mismo día cambió por completo sus vidas, haciéndoles el regalo más absoluto. A diferencia de lo que podría ser un tópico su día más feliz no existe.

Su dicha descansa en cada día, en la absoluta tranquilidad de tenerse y completarse. La generosidad invade cada uno de sus pensamientos y ese amor tan mágico, tan resiliente, es lo que hace felices a todas las parejas que siguen. Absolutamente.

Martín Mora y Arantxa Martín llevan cuatro años juntos y su máxima felicidad es ahora, pues los principios son duros, y más cuando vienes de una separación. Pero ahora todo fluye, se entienden y sobre todo se conocen y respetan. No dudan en afirmar que su momento más feliz sucedió en Venecia, y es que la ciudad del amor debía salir sí o sí en esta crónica tan especial.

Arantxa Oyaga y Martín Mora.

Sigo con la elegantísima Imma Regolta y su estupendo marido, el militar y escritor Julián Delgado, una pareja top que lleva unida 27 años que no duda en afirmar que su felicidad es haber podido realizar el camino de su proyecto en común con amor, respeto profundísimo y armonía. ¡Quizás vayamos encontrando recetas a medida que vayamos avanzando en las páginas del amor!

Imma Regolta y Julián Delgado.

Me voy a América, de donde son nuestros amigos Omar Hernández y su pareja Guillermo Giamona. Residentes en Nueva York, y ahora en Miami, originarios de Venezuela el primero y Argentina el segundo, el destino los unió me temo que para siempre pese a tener personalidades absolutamente distintas, y es que los polos opuestos se atraen. Sí van a leer tópicos en estas crónicas rosas. Hoy son los reyes indiscutibles de Manhattan y de su vida social. Guillermo y Omar, protagonistas de los veranos de Mallorca más elegantes, llevan más de diez años juntos, han sido extremadamente afortunados de encontrar en el otro a un amigo y compañero. Su máxima felicidad es vivir cada día como una nueva aventura.

Guillermo Giamona y Omar Hernández.

Sigo con más amigos, en este caso Pedro Horrach y su maravillosa esposa Ana Zacher, felices tras la tormenta mediática que vivieron hace unos años. Se conocieron en Madrid y desde entonces han pasado ¡treinta años juntos! Por supuesto con sus luces y sus sombras. La vida se ocupa de recordarnos que siempre manda ella, la vida. Ambos se muestran muy orgullosos de Beatriz, su hija, y de haber ido sorteando algunos obstáculos que se han encontrado en lo profesional. El tiempo nos va marcando el camino de la vida, y del amor, que la hace mejor.

Pedro Horrach y Ana Zacher.

Sigo con Marcos Ferragut Salvá, del Auditorium de Palma y su esposa Silva Kapitanova con la que lleva siete años y con la que ya tiene dos hijos en común, Rafael e Iván. Y es que el tiempo vuela y los que parecían solteros de oro acaban pillados por el amor tarde o temprano.

Marcos Ferragut y Silva Kapitanova.

Otra pareja maravillosa es la que forman Beltrán Alvarez de Estrada y Luz Ortuzar, discretos y encantadores. Propietarios del mítico Puro Beach y Puro Hotel, mallorquines de adopción, y madrileños de corazón, representan a la nueva generación de aristócratas emprendedores que pese a la tradición que de ninguna manera desprecian miran al futuro con optimismo y valentía.

Beltrán Alvarez de Estrada y Luz Ortuzar.

Lo mismo que mi queridísima Aina Mateu, pollensina como yo, y su marido el burgalés Nacho Pezuela. Se conocieron en Madrid en 2006 y surgió el flechazo. Por aquel entonces trabajaban los dos en política, lo que les unió desde el minuto uno y les hizo más llevadera su relación a distancia. ¡Menuda mezcla! Como buen castellano, Nacho es discreto, previsible y metódico, mientras que Aina es más mediterránea, pasional e imprevisible. Se casaron en Pollença un 13 de septiembre de 2008. El nacimiento de su hija, Blanca fue el culmen del amor ¡El amor es como un motor diésel, con pocos acelerones, bajas revoluciones y muchos años de vida! Nacho ha conseguido que Aina se haga seguidora del Atlético de Madrid. Casi nada. Les adoro. Sigo con más amigos.

Aina Mateu y Nacho Pezuela.

El empresario Teo Muñoz conoció a Paola Bocardo en un desfile en Madrid en 2010. Se casaron en 2014 y su máxima felicidad llegará con el nacimiento de su hija Sofía el próximo 10 de marzo. ¡Felicidades!

Teo Muñoz y Paola Bocardo.

Los condes de Xauen, Dámaso Berenguer y Helena de la Peña se conocen desde bien jóvenes, ya sus abuelos veraneaban en el mismo sitio, Cabo de Palos. Casados desde 1987, tienen tres hijos: Dámaso, Luis y Jorge. Por la profesión de Dámaso padre, han vivido en Estados Unidos y Bélgica, y por supuesto en distintos lugares de la geografía española. Actualmente son residentes en Palma, donde, según me comentan, están pasando la mejor época de su vida. En cuanto a felicidad como pareja, hay momentos inolvidables de todos los sitios y personas que han conocido, pero no hay nada más gratificante que el nacimiento de sus hijos. Ahora que sus hijos están prácticamente independizados hacen vida más de pareja y Mallorca ofrece innumerables oportunidades. Apasionados como son del mar y del campo, las Baleares son un marco incomparable con cualquier otro lugar donde han estado. Dámaso es comandante del Sector Naval de Baleares. He de seguir, y eso que el espacio se me acorta irremediablemente.

Dámaso Berenguer y Helena de la Peña.

Lluisa Llull y Joanmi Català se conocieron y se cayeron mal. Fue en un internado, ‘La Almudaina’, en Portals, donde se reunía lo mejor de cada casa y comenzaron a salir, tenían catorce añitos, dos niños que trazaban con ilusión una hoja de ruta prácticamente imposible, disfrutando del día a día. Han pasado 30 años y con tres hijos maravillosos, Lluïsa, Joan i Pau, disfrutan, día a día.

Lluisa Llull y Joanmi Català.

Voy con bellezones. Adrián Bono y Cristian Bustos son una pareja de guapos, y lo saben. Sin embargo su compañía es agradable más por lo que desprenden. Llevan más de dos años juntos. Les gusta viajar mucho y el año pasado San Valentín les pilló en Florencia. Fue un viaje estupendo enfocado en la arquitectura, el arte, la historia y la gastronomía del lugar. Sólo unos días después el norte de Italia comenzó a sufrir los efectos del coronavirus. A riesgo de sonar cliché en tiempos de pandemia, eran felices y no lo sabían.

Cristian Bustos y Adrián Bono.

Otra pareja de guapos es la formada por el actor Rafel Brunet y el productor Valentín Zamora. Llevan 14 años juntos, se conocieron una noche de agosto en una pequeña localidad del Mediterráneo donde Rafel estaba interpretando el musical de Peter Pan. De ahí se fueron a vivir a Londres, donde Rafel actuaba en la primera producción de un musical español en el West End y después de esta aventura decidieron establecerse en Mallorca, donde llevan ya doce años. Como pareja, cuentan que la máxima felicidad es el combatir la cotidianidad y llegar a superar los obstáculos. La felicidad como pareja son pequeños momentos compartidos al día, y viajar juntos, acudir a estrenos teatrales o exposiciones de arte. Estar juntos en los éxitos y fracasos, pero pensar que la vida se vive conjuntamente.

Valentín Zamora y Rafel Brunet.

Sigo con los estupendos Carlos Iscar y Malena Serapio. No hay cuerpos mejores. Llevan doce maravillosos años juntos en los que ha habido momentos de máxima felicidad, como el día que se reencontraron en Mallorca, y después de dos meses no pudieron aguantar más separados y comenzaron vida común aquí. El nacimiento de sus hijos los colmó de felicidad. Más amor, porque la historia que sigue sí que es de cuento.

Malena Serapio y Carlos Iscar.

Fernando Antich Barceló y Sara Michelle Botton se conocieron en un crucero en 2005. Eran muy jóvenes y fue amor a primera vista. A pesar de que tuvieron que esperar varios años para poder reencontrarse, no perdieron el contacto, la esperanza ni el amor gracias a la plataforma virtual Messenger. Tras años de relación a distancia, aventuras, viajes, dos bodas en 2013, trabajos en varias ciudades y países, están felices de vivir en Mallorca. Como no puede ser de otra forma, su máxima felicidad como pareja es su hija, que va a cumplir dos años en marzo.

Fernando Antich Barceló y Sara Bottom.

Y qué me dicen del abogado Otto Cameselle y la maravillosa Dolores Luque, que llevan juntos diez años, ocho de casados. Su máxima felicidad sin duda fue el nacimiento de los mellizos. Me emociona pensar que muchas de estas bodas han sido contadas por mí. Más.

Otto Cameselle y Dolores Luque.

Ari Vilalta y David Grant Bell llevan seis maravillosos años juntos. Su pasión es viajar y conocer. Ari con David descubrió Ascot y de ahí salió Hats & Horses. Ari enseñó a David a tirarse de un avión. David es el creador de las famosas Pretty Ballerinas, ni más ni menos.

Ari Vilalta y David Grant Bell.

Marta Deyá y Álvaro G-Capelo cumplirán once años de noviazgo. El próximo 1 de julio celebrarán su cuarto aniversario desde que se casaron en la Iglesia de Santa Eulalia. Él de León y ella mallorquina, se conocieron mientras estudiaban sus respectivas carreras universitarias en Madrid. Ella Derecho y él, Administración y Dirección de Empresas, ambos en la Complutense. El reflejo de su máxima felicidad ha dado fruto a su primer hijo, Álvaro. Los niños de mis parejas preferidas no tienen rival.

Marta Deyá y Álvaro G-Capelo.

Sigo con Lars y Kettylin Magnusson, 24 años desde que el destino los unió y de aventuras inolvidables en todos los sentidos posibles. Su historia de amor es la de la superación.

Kettylin y Lars Magnusson.

Y acabo con la maravillosa pareja que forman el piloto Daniel Lazcano y Beatriz Juan de Sentmenat, que se conocieron de adolescentes, cuando la familia de Beatriz se mudó a vivir a Son Armadans justo al piso de abajo del que vivía la familia Lazcano. Pronto se hicieron amigos pero «el amor» no surgió hasta mucho tiempo después, cuando los dos estaban en la treintena y finalmente en 2009, seis años después de empezar a salir, decidieron casarse. Su mayor felicidad, sin duda, son sus dos hijos, Luis y Alonso, con los que han formado una familia que disfruta compartiendo su casa y compañía con todos sus amigos y familiares. ¡Son los mejores anfitriones que puedan imaginar, señores de los de verdad!

Daniel Lazcano y Beatriz Juan de Sentmenat.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

De momento no hay comentarios.