El petrolero «Tinerfe» en una de sus últimas visitas al puerto de Maó, donde atraca en el Cos Nou para descargar su mercancía | José Barber

TW
47

Después de las denuncias por el exceso de ruido del ferri «Ciudad de Granada», que han llevado a Autoridad Portuaria de Balears (APB) a ordenar a la naviera Trasmed que busque soluciones si no quiere hacer frente a un expediente sancionador, ahora la Federación de Asociaciones Vecinales de Menorca pone en el punto de mira al petrolero «Tinerfe», de la Compañía Logística de Hidrocarburos (CLH), al que acusan de descargar su mercancía en horario nocturno, provocando molestias a los vecinos de la fachada marítima de Maó.

Se trata de un problema que los representantes vecinales ya han hecho llegar a la APB, aunque lamentan que de momento el ente que gestiona la rada mahonesa no ha cumplido con su palabra de realizar mediciones acústicas durante la estancia del buque en el puerto.

Descarga en plena madrugada

El presidente de la Federación de Asociaciones Vecinales de Menorca, Gonçal Seguí, asegura que el barco que transporta el combustible que después se distribuye por toda la Isla suele descargar de noche, un mínimo de tres o cuatro horas, lo cual dificulta el descanso de los vecinos, especialmente durante los meses de verano.

«El buque puede llegar al puerto de Maó a la una de la madrugada, no sabemos si para no interrumpir la operativa de los ferris, y entonces descarga en plena madrugada el combustible que luego se envía a las gasolineras y a los depósitos de Aena del Aeropuerto», explica Seguí.   

En este sentido, Seguí reconoce que en invierno el barco puede estar hasta dos meses sin venir a Menorca, y por ello no lo califica como un problema tan grave como el exceso de ruido del «Ciudad de Granada», pero remarca que en verano el buque viene con más frecuencia debido al incremento de la demanda en el Aeropuerto y en la Isla en general, lo que agrava las molestias en esta época del año, sobre todo entre los vecinos más vulnerables, «que tienen que abrir las ventanas de casa para no ahogarse de calor».

Por todo ello, desde la entidad vecinal remarcan que «estamos ante el mismo problema que con el ‘Ciudad de Granada’», y piden a la APB que «deje descansar al vecindario y que cumpla y haga cumplir la legislación». Con este objetivo, ya han solicitado que se revise el horario de llegada del buque para que el vaciado de los tanques se lleve a cabo durante el día o, en caso de que no sea posible, se tomen las medidas oportunas para reducir el ruido durante la noche. «No queremos imponer ningún horario a nadie y si son capaces de descargar de noche, sin ruidos y sin incumplir la normativa, a nosotros nos parecerá bien», añade Seguí, quien propone como posible solución que el buque no utilice todas las bombas de impulsión a la vez, aunque la descarga sea más lenta. «Quizá usando solo tres o cuatro bombas no se sobrepasen los niveles máximos que marca la norma», apunta.

Sin mediciones

Desde la entidad también denuncian que en la reunión que mantuvieron con la APB les prometieron que se realizarían mediciones acústicas durante la próxima escala del «Tinerfe», pero el petrolero atracó en Maó el 26 de junio y las pruebas no se realizaron, sin que se diera una «explicación convincente». «Cuando les preguntamos por qué no se habían hecho las sonometrías, nos pusieron como excusa que la persona que tenía que venir no había encontrado ninguna plaza hotelera disponible a causa de las fiestas de Sant Joan», lamentan. «Estamos hartos de excusas y de que nos den largas, porque esto ya nos lo hicieron con el ‘Ciudad de Granada’, y ahora creemos que lo que quieren es que pase el verano», concluye Seguí.

El apunte

A la espera de la solución para el ferri ‘Ciudad de Granada’

Desde la Federación de Asociaciones Vecinales de Menorca aseguran que están a la espera de la solución definitiva que adopte la naviera Trasmed para resolver el exceso de ruido del ferri «Ciudad de Granada». Cabe recordar que el plazo que dio la APB a la compañía termina este jueves, con lo que a partir de este día si la empresa reincide podría ser multada.

La naviera tiene sobre la mesa diversas opciones, como cambiar de barco, conectarse a grupos electrógenos, modificar la embarcación o fondear en el exterior del puerto.