El candidato popular al senado Jordi Ravanals con la presidenta del PP Coia Sugrañes | Gemma Andreu

17

Fin de la historia. Casi una semana después, Jordi López Ravanals, ahora ya de forma definitiva, es ya el senador electo por Menorca. La Junta Electoral Provincial, tras el recurso presentado por el PSOE ante la ajustada victoria del PP, revisó ayer los votos nulos y ratificó la victoria de los populares, e incluso ampliando la diferencia respecto a la candidata socialista.

Tras el recuento, la Junta Electoral Provincial aprobó ayer el acta del escrutinio definitivo, en la que se declaraba ganador el candidato del PP, Jordi López. El acta ahora se remitirá a la Junta electoral Central para que expida las credenciales del nuevo senador por Menorca, para que el 3 de diciembre, con la constitución de las Cortes, tome posesión.

Antes del recuento de los votos nulos, la diferencia entre el PP y el PSOE era de solo 26 sufragios. Tras la revisión del escrutinio, ahora los populares han ampliado la distancia a 30. Así, Jordi López ha obtenido 10.406 votos, por los 10.376 sufragios de Carme Garcia. Porcentualmente el PP consigue el 26,97 por ciento de los votos válidos y el PSOE, el 26,89 por ciento, una diferencia de apenas ocho centésimas.

De los 990 votos nulos que había antes de la revisión, ahora han quedado en 932. Los 58 sufragios que han pasado a las candidaturas se los han repartido 15 el PP, 11 el PSOE, otros 11 Unidas Podemos, 3 para Més per Menorca, 10 para Vox y 8 más para Ciudadanos. Pacma y Recortes Cero se quedan con los mismos votos que antes del recuento.

Emoción hasta el final

La ajustada victoria del PP frente al PSOE ha llevado consigo emoción de principio a fin. Ya en la noche electoral cuando se inició el escrutinio se veía que el triunfo sería disputado. Al acabar el escrutinio hubo problemas con una mesa de Es Castell y no se contabilizaron los sufragios de esa mesa. La noche acabó con 106 votos de diferencia a favor del PP. El día siguiente se incorporaron y el PSOE reducía distancias, a 35 sufragios del PP. Faltaba el voto de los residentes en el extranjero, que fueron a favor del PSOE, pero no para dar la vuelta a los resultados. Se quedó a 26 papeletas del PP. Los socialistas quisieron luchar hasta el final y recurrieron ante la Junta Electoral para que revisará los sufragios nulos. Y al final, la diferencia se ha quedado en 30 votos.