1

La Coordinadora de ONG de Desarrollo ha reclamado a la UE el cumplimiento tanto de la Convención de los Refugiados de 1951 como de las directivas y reglamentos europeos en esa materia, ya que ha recordado que la mayoría de las personas que están llegando a las fronteras europeas huyen de conflictos bélicos.

«La respuesta de Europa y de España está muy lejos de la obligación legal de proteger a las personas», denuncia en un comunicado la coordinadora, que agrupa a las principales ONG de Desarrollo españolas.

Para la coordinadora, «la sustitución de la operación Mare Nostrum (de rescate) por la Operación Tritón (misión de control de fronteras y combate a las mafias) ha supuesto una muy preocupante militarización de la zona que puede derivar en conflictos aún más complejos con gravísimas consecuencias para quienes buscan refugio».

Además, opina que «la propuesta de la UE de realizar un reparto de 40.000 personas entre los países miembros ha fracasado».

«La cifra, comparada al número de personas susceptibles de ser consideradas refugiadas, es irrisoria y muy alejada de las necesidades presentes y futuras», indica.

La coordinadora pide que se abran «rutas legales y seguras para evitar que las personas que huyen del conflicto y persecución se vean obligadas a realizar viajes tan peligrosos».

Además, insiste en la necesidad de garantizar sistemas adecuados de acogida para la población refugiada, así como la Ayuda Humanitaria bajo los principios de neutralidad, imparcialidad e independencia.

Recuerdan que en los primeros seis meses de este año más de 400.000 personas han solicitado asilo en los países europeos.

«Cada día, 3.000 personas intentan cruzar las fronteras de Europa. Mientras se construyen vallas y se endurecen los sistemas fronterizos, las personas continúan huyendo de conflictos bélicos que ponen en riesgo sus vidas y las de sus familias», recuerdan las ONG.

Desde la Confederación General del Trabajo (CGT), se ha denunciado el incumplimiento por los estados de la Unión Europea de las más elementales normas de asilo y de los Derechos Humanos que la ONU.

«Tanto del hambre como de las guerras, los líderes de los países autodenominados desarrollados tienen un altísimo, si no total, grado de responsabilidad», indica la CGT.

Para esta organización, «las políticas migratorias europeas e internacionales son estrictamente represivas» y policiales.