Previous Next
0

Sequía en las gasolineras británicas. La falta de suministro sigue generando grandes problemas en Reino Unido, algo que se hace notable en las estaciones de servicio, pero también en los supermercados, donde también hay desabastecimiento de algunos productos. Todo ello se debe al Brexit, a la salida del país de la Unión Europea, y las consecuencias que esto ha tenido para el comercio y el transporte, cuyas nuevas normas debían reescribirse.

De este modo, desde hace ya meses los camiones de mercancías procedentes de la Unión Europea ya no pueden cruzar libremente la frontera con el Reino Unido, así los trámites en la aduana se alargan y la entrega de productos se retrasa, algo que ha dejado este verano imágenes de estanterías vacías en muchos supermercados. La Asociación de Transportistas por Carretera (RHA) alertaba de que se precisarían alrededor de 100.000 conductores extra para hacer frente a una crisis que, además de afectar al combustible, también afecta a los supermercados y la hostelería. Tanto transportistas como la industria cárnica y avícola culpan en parte a la imposibilidad de contratar a europeos sin un visado de trabajo tras el Brexit y a la marcha de miles de comunitarios a sus países de origen durante la pandemia.

Es la segunda consecuencia de la salida del país de Europa. El mercado laboral ha quedado tocado, por la reducción de trabajadores extranjeros. Las nuevas leyes migratorias hacen más difícil entrar en el país y conseguir un trabajo, y precisamente los extranjeros eran los que cubrían ese trabajo de la industria cárnica o avícola, o el transportes de mercancías, tan para la exportación como para la distribución del preciado combustible que escasea en todo el país y que ha provocado el pánico de los ciudadanos ante el desabastecimiento. Tanto es así que en las últimas horas, se registran importantes colas a la puertas de las gasolineras a la espera de poder llenar los depósitos y con ello, peleas, enfrentamientos,...

El Gobierno de Johnson ha tenido que tomar medidas esta pasada noche. Se ha ordenado a los conductores de camiones cisterna del Ejército que se preparen para intervenir si la crisis provocada por el desabastecimiento en los gasolineras así lo requiere.
Los chóferes militares -que recibirán un adiestramiento de emergencia- transportarán la gasolina a las estaciones de servicio «donde más se necesite».

Licencias de conductores

El Gobierno británico también ha aprobado una prórroga en la expiración de las licencias de conductores de mercancías peligrosas -autorizados a transportar gasolina- que extiende hasta febrero de 2022 la validez de los permisos que caducaban de aquí a final de año.
Pese a que las autoridades aseguran que el pánico suscitado por la falta de combustible en las gasolineras, que ha generado largas filas de espera, ya está en vías de remitir, se multiplican los llamamientos desde diferentes sectores, como la sanidad o los taxis, para que se autorice a su personal a poder repostar de emergencia donde lo necesite.

En su esfuerzo por calmar los ánimos cuentan con el apoyo de las petroleras, que hoy volvieron a lanzar un mensaje de tranquilidad sobre las reservas disponibles.